Cobardes: lo que importan son los niños

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones…!

Hay manifestaciones en el arte que nos llevan  a admirar la creatividad de los artistas. También, nos muestran el corazón de la gente que va manifestando su ser en la creación, nos mandan los mensajes de adónde van sus muestras de amor y el colorido de sus obras, y este es uno de los momentos en que nos debemos mostrar, con el gran apoyo, solidaridad y emoción, en favor de todos los niños del mundo que son parte del hoy y formarán el futuro de nuestros países

Y por eso, cuando veo la pintura de FERNANDO ANDRIACCI, pienso en los niños y de lo importante que es tener sus manifestaciones en su proceso de crecimiento. Hoy pasaba por lo que es la Escuela de Medicina de la UABJO, y en sus jardines, me alegraban el ojo y el corazón muchas de sus esculturas, donde los jóvenes van para saber el cómo curar y el cómo llevar el bienestar y la salud a los demás.

Y ahí, en esos jardines, están esas esculturas como manifestación de su paso por la vida, de la niñez a la vejez, y por eso vale la pena revivir lo nuestro en nuestros colores, en nuestras muestras de cada forma y manifestación que genera la creatividad de un gran artista como lo es Fernando Andriacci.

Así, al ver la obra, me provocaron las ideas y el dolor y el encabronamiento en contra de un nazi fascista como lo es Donald Trump, cuando es capaz de montar campos de concentración para mantener a los niños alejados de sus familias, como si fueran criminales, y cuando nuestras autoridades no solamente reaccionan tarde sino que reaccionan mal, y cobardes ante los acontecimientos. Nos hablan de prudencia, cuando están detenidos cientos de nuestros niños por un fascista que no tiene ni nombre ni madre, y cuando vemos que el secretario de Relaciones Exteriores, presto a dar los traseros y traer a Trump al país, incluso, antes de ser presidente, no es capaz de utilizar sus “relaciones y compromiso” con el yerno del racista, para ir a protestar directamente y en su cara. No hay duda: el que tiene el trasero de paja le tiene miedo a la lumbre cercana y eso, no es prudencia, es pendejez y dejadez, es falta de patriotismo y de valor civil.

Así, cuando veo la obra para los niños y adultos y viejos, de Andriacci, me recuerdo que lo modesto y humilde que sale del corazón es capaz de mover montañas y con la razón, ganar batallas y guerras, y es el mejor homenaje a nuestros niños.

Que digan misa los burócratas que aprovecha las aclaraciones de sus pendejadas para golpear políticamente a los que luchan por otras causas, pero la realidad es que las famosas modificaciones de las cuencas hidráulicas, solamente favorecen a las empresas mineras, refresqueras y cerveceras y a los explotadores de las nuevas técnicas para extraer petróleo y gas a pesar de que contaminarán las fuentes de agua, si  dudan que se ha privatizado nuestra agua y se combate en contra de los intereses de todos y se favorece a los grandes empresarios y yo digo, como uno de los grandes patrocinadores de AMLO es el mayor explotador de los refrescos en el país, pues no dice nada sobre el tema, y esto nos hace dudar de su bondad y valor para defender las causas mexicanas. Así que si por la espalda el director de CONAGUA que privatiza nuestro liquido en favor de algunos empresarios, dice que todo es una duda implantada por “ya saben quién”, pues es momento en que ya saben quién debería dar sus razones y declarar que esto es una traición a la patria y a los intereses del pueblo mexicano. Y si lo duda, que consulten a los muchos científicos mexicanos que hablan sobre este tema de la privatización y de cómo se opera en favor de unos cuántos y en contra de los intereses del infeliciaje nacional.

No podemos quedarnos callados en este asunto del agua como nos quedamos ante las atrocidades que comete contra los niños el nazi fascista de Trump, para no andarnos quejando después, porque la cobardía nos deja indefensos ante las brutalidades y los intereses de los ricos, en contra de los jodidos del país.

El agua es un bien para todos, no es para que hagan negocios multimillonarios las refresqueras y cerveceras con un agua barata para engordar a los mexicanos y ponerlos pedos, para que se olviden de sus obligaciones y de sus derechos, y si pensamos que es mejor andar pedo que sobrio y luchando sin tener soluciones, pues estamos mal, y por eso estamos como estamos, por los mexicanos indiferentes y cobardes que no son siquiera dueños de sus actos para defender lo que les es suyo y se los arrebatan.

Y hoy, vemos cómo cientos de asesinatos se van acumulando en la Ciudad de México, en las colonias jodidas, donde la pobreza genera, además, cientos de brutalidades y de abusos, pero también genera y amplía la drogadicción, porque muchos dicen que es mejor andar perdidos en la droga o en el pedo, que ver sufrir a sus familias, porque no tienen empleo o viven en la miseria, y en este esquema, lo que muchos hacen es incorporarse a los grupos para tener dinero, poder de matar y tener drogas gratis, cuando distribuyen bien a los demás y así, se van ampliando los grupos criminales gracias a la protección de los policías y de los políticos que les permitieron crecer de tal forma que hoy, ni siquiera les pueden frenar, y así, ese poder que ellos apoyaron, ahora los desplaza y el costo en vidas, salud y violencia es de tal magnitud que estamos aterrorizados y profundamente encabronados, porque los políticos y los policías nos han fallado… de eso, ni duda hay.