Problemas de la Incomunicación

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones….!

Sin duda, los que conocemos al Auditor de la Federación, David Colmenares Páramo, estamos convencidos de que en su carrera político-administrativa ha sido una gente con un cuidadoso manejo, creo que podríamos decir que es un funcionario honesto ya que no se le conocen riquezas que le muestren como un acaparador  de transas y de corruptelas, hoy, está envuelto en una seria acusación de parte de la que fuera encargada de investigar la famosa “ESTAFA MAESTRA” cuando él, dice ella, le solicita que deje el puesto y el presupuesto porque tiene un compromiso que cumplir en esa área.

La realidad es que entiendo que se genera un escándalo pero no creo que cometa esa burrada como lo señalan y es necesario que salga a los medios para que brinde su versión y aclare el conflicto, es lo menos que podría hacer cuando es un hombre que conoce de medios y de comunicación, así que esperemos.

Creemos que uno de los graves problemas que tiene el gobierno federal y muchos gobiernos estatales es su nulo manejo en la comunicación social y no se pueden entender los gastos enormes que se han usado en este renglón que solamente ha beneficiado a unos cuántos medios y comunicadores, como si fuera una forma torpe de “repartir los chayotes” sin tener ningún resultado a favor.

Lo vimos en la forma tan torpe que se atacara por parte de los hombres de Presidencia el escándalo de la “Casa Blanca” de tal suerte que permeó contra el Presidente y su familia y generó una gran desconfianza en su gobierno y mandato.

Los gobernadores que han dejado un enorme boquete en el manejo indebido de los presupuestos y las corruptelas que los acompañaron por miles de millones de pesos, donde se mostraba a los “amigos más cercanos del Presidente, en las gubernaturas” o en los compromisos como en el asunto donde todos se vendan los ojos ante el saqueo criminal que se realiza en Oaxaca por uno de los cercanos amigos del gobernador Cué, Jorge, El Coco, Castillo ,y no sucede nada para consignarlos y que avancen las investigaciones como si de pronto se hubieran agotado las acciones o se hubiera llegado a algún acuerdo en lo oscurito, y esto genera una enorme indignación y encabronamiento de la sociedad, y el gobierno y sus comunicadores no sirven para un carajo, ni siquiera para mostrar lo que en realidad existía en esas acusaciones que enlodaban al Presidente. En otros tiempos, la indignación popular abarcaba el encabronamiento por actos políticos de los Presidentes o por actos represivos en contra de los grupos protestatarios y poco se hablaba de la enorme corrupción que se operaba en la administración pública tal como se ha hecho en este sexenio, y es así que las famosas reformas estructurales a pesar de sus “bondades” son, actualmente, repudiadas, porque a lo mejor eran buenas pero se dejaron en malas manos para su aplicación y operación y los resultados han sido desastrosos, de tal suerte que hasta el partido del Presidente se cuartea y se destruye y son sacados del poder los viejos priistas para sustituirlos por tecnócratas ineficientes y torpes que han llevado seriamente a un fracaso a su propio candidato, no priista, como es José Antonio Meade, y no se ve para cuando se puedan hacer los cambios que le beneficien en esta contienda a pesar de que muchos aseguran que sería el mejor preparado, pero en las condiciones actuales no se requieren a hombres preparados, sino a dirigentes valientes y capaces de coordinar a un buen equipo para superar los graves problemas nacionales.

Un Presidente no soluciona los asuntos, coordina a sus subordinados para encontrar los mejores caminos de solución a los problemas sociales, políticos y económicos. Un Presidente, no es TODOLOGO, se busca que sea un SOLUCIONÓLOGO y un buen líder, no un hombre que al primer tropezón se caiga para no levantarse más.

Se supone que el Presidente cuenta con el CISEN para investigar lo que sucede a su alrededor y que le informen del comportamiento y honestidad de sus colaboradores y. no lo hicieron. Cuenta con la SHCP para controlar los dineros públicos y dejaron que se utilizaran y se desviaran a los bolsillos de los gobernadores pillos y sus bandas y no cumplieron con su cometido.

Se supone contaba con la Auditoría Superior de la Federación y se la pasaban ladrando en la luna pero no ejercían sus acciones como les indicaba la ley para evitar los saqueos y robos a la administración pública y frenar las enormes corruptelas en la misma que se dan por los contratos y obras y, no cumplieron con su labor, así que entre todos empinaron al Presidente, y ahora, está bocabajeado y sin credibilidad, rechazado por las masas y perdiendo cada vez que dice algo, mayor credibilidad, al punto que tenemos una crisis de confianza en las instituciones que se suponían tenían la fortaleza para superar a cualquier mal gobernante y vemos que también están fracturadas y sin respeto ni credibilidad por los ciudadanos, lo cual es muy grave.

Nadie se explica la razón por la que los gobernantes en los Estados utilizaron miles de millones de pesos en forma corrupta para beneficiarse y beneficiar a sus pillos, y nadie se daba cuenta o simplemente pensamos que se ordenó que todos se voltearan para otro lado y no vieran la realidad que hoy nos destroza. Y mientras esto sucede, las instituciones en el país se desmoronan como se desmoronaron los partidos políticos… y a saber lo que vendrá después….