1968: La Visión del Politécnico

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones…!

“El contexto que explica la rebelión tenía elementos locales, como el paternalismo autoritario del sistema educativo francés, y tenía también elementos nacionales, pues crecía el desempleo y bajaba el salario de los obreros en Francia. Pero el elemento esencial para entender Mayo del 68, por encima del local y el nacional, es el internacional: la Revolución cubana, la guerra por la independencia de Argelia, la resistencia de Ho Chi Minh en Vietnam, la revolución cultural  en China. Los líderes de Mayo del 68 combatían contra el capitalismo, sin duda, pero también contra la ortodoxia comunista…”: Carlos Tello, Investigador de la UNAM (CIALC).

-x-x-x-x-x-x-x-x

Hemos comentado que tal parece que los problemas y las represiones que dieron inicio al 68, fue parte de la estrategia de la “guerra controlada” y se desvió de tal suerte que en el movimiento masivo, sus protagonistas y negociadores se dieron cuenta que este podía ser manipulado por algunos de ellos con sus cuadros estudiantiles, y quien definiría el asunto, sin duda, en los tiempo de la sucesión presidencial adelantada, sería el que estuviera más cerca a la acción de Gustavo Díaz Ordaz, miembro destacado de la CIA, al igual que Echeverría, y otros muchos funcionarios de la época en que el país atraía las miradas del mundo al ser organizador de los Juegos Olímpicos del 68.

Las ideas y los movimientos sociales que impactaban a los jóvenes eran sin duda, la Revolución cubana, la música moderna que rompía con la tradición familiar y el control dentro de las familias y los jóvenes en las escuelas, el heroísmo de Vietnam y en especial de Ho Chi Minh, las acciones del Ché Guevara en América, el hartazgo de los ciudadanos en contra de los golpes militares provocados por los gringos, el anti yanqui que todos llevábamos dentro del corazón, y claro, sin duda, las ilusiones del cambio y la transformación.

Los jóvenes entraron de lleno a un proceso que no tenían ni idea de cómo enfrentar  y confrontar las agresiones de la policía y en especial de los grupos de granaderos que fueron los que desataron la irritación estudiantil que apoyó al movimiento, al agredir sin razón, a la escuela privada “Isaac Ochoterena” y a las instalaciones de la Vocacional Cinco del IPN y desplegándose después, el día 26 de julio, a las agresiones en que se afectaron a los jóvenes de las Escuelas Preparatorias del Centro, y jamás, se hizo ninguna propuesta como ahora lo tratan de establecer los “mediadores” que nos llevaron a Tlatelolco, de que los jóvenes queríamos enfrentar a las policías y al Ejército con el fin de promover la revolución.

Eramos muy jóvenes e inocentes, pero no pendejos, y es así que se busca ocultar también el esquema de la “guerra preventiva” provocada por el gobierno y el Estado, para que salieran de sus cuevas los “revolucionarios”, y así, imponer la represión brutal para mostrar que contra el gobierno no se jugaba y menos por los jóvenes que venían aumentando las simpatías y las acciones en dicho movimiento.

Era sin duda un movimiento desorganizado, no como explican los “dirigentes” que sirven hoy a los políticos del  gobierno para tratar de impedir que se vea su lado represor y asesino, alegando que se buscaba hacer la revolución, cuando ni siquiera teníamos elementos para defendernos de las agresiones que se hacían en contra de las instalaciones del IPN, la Normal y las Preparatorias, donde a cambio de balas, utilizábamos mentadas de madre y piedras, para no permitir que ocuparan las instalaciones, hasta que por fin cayeron, y sin las instalaciones se dieron cuenta los genízaros de que, aún sin la organización, los jóvenes se habían llevado a las casas, tinta, papel y  equipos para hacer volantes y continuar la lucha.

Por vez primera, los jóvenes de la UNAM convivían en las acciones con los del POLITÉCNICO y la NORMAL, y ahí se dieron cuenta de que unos, los jodidos, sabían defenderse porque de ahí, en sus barrios, lo deberían hacer para sobrevivir, y los “niños bien”, pues entendieron que ellos podían aportar ideas y acciones y muchos optaron por radicalizarse ya que tenían mejores medios económicos y veían en carne propia los razonamientos “burgueses” de sus padres, cuando les decían que todo lo que hacían era, simplemente, ser manipulados por los comunistas,  y ellos, sabían que sus compañeros de jodidez no eran ni comunistas ni nada parecido y que los “dirigentes” del PCM, solamente venían haciendo transas y alianzas con los grupos del poder, y en especial con Echeverría, que les dejaba las puertas abiertas de los centros de represión política que actuaban en contra de los demás inocentes y locos estudiantes, que queríamos un cambio y un Dialogo para tratar seis puntos de un pliego petitorio y ya, regresar a las escuelas, y no al matadero donde nos llevaron los “negociadores”…