Sufrimientos del “Yupismo”

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones…!

La neta, pobres políticos en país de pobres. No me explico cómo pueden aguantar el cúmulo de peticiones de los hambreados, no puedo entender los esfuerzos que hacen los niños bien, como Anaya, y otros egresados del ITAM para aguantar la peste de las masas a las que tienen que sonreír, hablar sin que les entiendan una chingada, a los que tienen que abrazar y cargar niños moquientos y llenos de pañales de miados y llenos de mierda, no entiendo cómo pueden estar al lado de los taqueros a los que odian porque no pagan los impuestos, de los comerciantes de la calle a los que miran con desprecio y con terror, no puedo entender cómo son capaces de viajar hipócritamente en el metro, en un autobús o en un moto taxi, todo para que les tomen una foto y la suban a las redes y puedan resumir a sus hijos que tuvieron el valor de hacerlo y que no vomitaron y que no les robaron, porque no llevaban la cartera ni el reloj de varios millones de pesos, y además, estaban acompañados de reporteros chayoteros y de fotógrafos miserables que esperan que les compren sus fotos al final del día e iban con los guaruras disfrazados de obreros y se rían con sus cuates de esa emocionante aventura por las calles de la capital.

La verdad es que debemos de admirarlos, en vez de criticarlos, no sabemos los jodidos, los sacrificios que deben hacer esos políticos millonarios que no están acostumbrados a los peligros diarios que sufren los millones de mexicanos que tienen que ir agarrando al niño, cargando la bolsa, cuidándose de que no le metan la mano donde está la cartera, no importa que lo basculen por varias cuadradas porque para que no les roben deben de resistir esos cachondeos de los ratas y de los miserables, no podemos entender el que puedan soportar la cercanía de la policía que normalmente, si los ves mal, te agarran a macanazos o te suben a una patrulla y no sabes cuál puede ser tu destino o te entregan a los grupos de sicarios y criminales que trafican con las drogas o con las mercancías robadas, y pobre de ti si te toca la chinga y no traigas dinero para que ellos puedan sentir que no la regaron porque, si no traes, te chingan más por jodido y pendejo, y te pueden meter no en el culo, sino en el cuerpo, un navajazo o un puñal o un desarmador o darte un martillazo para que no se te olvide que debes cargar dinero para que ellos no se sientan defraudados.

En verdad que debemos admirar a esos niños bien, formados en las escuelas privadas y confesionales que siempre llegaron a tiempo porque los llevaban en carro y con guaruras, cuidándoles, y no tuvieron necesidad de defender la torta o el refresco y darse de chingadazos con los abusadores y los que ahora les dicen que hacen “buling”, porque ya no es abusar, sino se entiende en  inglés estás fuera del mercado comercial y no tienes chance de que te contraten, y no digas que vienes de una escuela cercana a Tepito, la Merced, Neza, o de un barrio jodido que ellos ni siquiera sepan que existe.

Ellos solo saben qué se puede andar en Polanco y en Santa Fe, comprando ropa bonita y no saldos o ropa usada en los tianguis, y no andan tragando tacos, ¡qué horror, con la grasa y sin saber de dónde viene esa carne!....y no conocer de cortes y nadie sabe si lavaron la cebolla; pero claro, si seré pendejo, los yupis no comen cebolla porque les puede apestar la trompa y es desagradable tratar con el infeliciaje que huele a tacos y tortas y trae manchado el trajecito de tres por mil quinientos pesos con la camisa Zaga y la corbata de quién sabe qué tela corriente y ni siquiera se saben hacer el nudo y vienen peinados, algunos, con limón, en vez de usar las nuevas fórmulas que atraen a las chicas al pasar y  van al Gym para que puedan lucir los tenis de moda y las licras de importación y presumir los aparatos para escuchar música, sí, música, no de esa corriente que escuchan en los barrios para que se puedan mover con delicadeza y presumir que pueden levantar alguna pesa y la limpian con la toallita desinfectante, como una forma de tener una atención con los demás, y no vean que uno es egoísta.

Ellos van al Gym, no al gimnasio, eso es para el infeliciaje, y ahí tendrán baños de vapor y muchachas o muchachos fortachones que les ayuden a cambiar los aparatos o les den masaje cada vez que lo requieran o …. ya saben, para que me hacen hablar… total, uno va al Gym no para hacer ejercicio, sino para lucirse, y no se vaya a pensar que es uno un huevón que no hace nada además de gastar el dinero de papi…

Ellos, hacen ejercicio para mantenerse en forma y en buena salud, no porque tengan complejo de cargadores de mercado, eso lo enseñaron en el ITAM y son parte de las generaciones itamitas que son las que pueden robarse todo lo que les pertenece a los jodidos, total, ellos, ni siquiera saben lo que tienen y no saben cómo administrarlo porque ni siquiera los dejan entrar a ver, no a comprar, porque no son “totalmente palacio”.

En verdad, cuando uno los escucha o le sueltan los guaruras las pláticas que van teniendo con sus cuates contando los grandes sufrimientos que es estar en la pinche administración pública, donde tienen que pasar entre los burócratas que están tragando tortas y tomando atole o mascando chicle para que no les apeste el hocico, debemos entender que esa nueva clase de gobernícolas, hacen un gran esfuerzo, y en vez de criticarles debemos de perdonarles y entenderles tal como dice la Biblia de que hay que perdonar al pinche enemigo y poner la otra mejilla cada vez que te den un chingadazo, sino, no eres un buen católico, y que horror que el padrecito te vea criticando a los que van a misa a lucir sus trajes domingueros y a dar limosna con billetes de quinientos o de mil, y tú, avergonzado, le haces al pendejo y metes la mano pero para aparentar que dejas algo, y si puedes agarrar un billuyo para el desayuno o los tacos en el mercado, por eso para que no ten critiquen y vean los que mandan, hay que ir a misa de seis de la mañana, ya que los yupis yupis van a la una y se codean entre la banda, los iguales, los que pueden enviar a sus hijitos a vivir a estudiar a Estados Unidos, como Anaya, para que vengan a gobernar a esta bola de vagos y pedinches…. la neta, hay que entender a la nueva clase gobernante aunque nos esté llevando la chingada…