Intereses del Poder

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Que conste…son reflexiones….!

“Mendicidad Forzada: 10 horas bajo el sol” es el título de un extraordinario artículo de Héctor Mauleón en su columna del Universal. En tercera persona, el día 30 de enero, narra la historia y la investigación llevada sobre un caso de explotación de niños de 3 a 12 años que tenían que pedir limosna en las calles bajo la vigilancia de una señora, y sufriendo violencia y mal trato, diario recolectaban dos mil pesos diarios.

Y en esta estrujante historia donde un hondureño tenía organizado el negocio, también había trata de personas porque contactaban a sus paisanas para traerlas al país y con el pretexto de que no se podía continuar su viaje a los Estados Unidos las obligaban a ejercer la prostitución.

Por base a denuncias,la Policía Federal realizó una investigación y destruyó a  ese grupo, pero como dice Mauleón, en cada esquina de las ciudad hay niños y viejos solicitando limosna y casi en todos los casos están regenteados por un explotador que los maltrata y humilla sin misericordia.

Cada vez que hablo del tema con los automovilistas que conozco me dicen lo mismo: Son una lata y un peligro, y cuando cuento las historias de explotación y de violencia de esos niños y viejos que vemos en las ciudades solicitando limosna, explotados por otros grupos de personas que son las que les quitan el dinero después de obligarlos a limosnear por más de 10 horas bajo las inclemencias del sol o del frío, entonces cambian de opinión y dicen que todo es culpa del gobierno que no les atiende. Y cuando digo que también es culpa nuestra, todos dicen que ellos no pueden arreglar esas cosas porque no tienen elementos ni recursos y que, finalmente, las autoridades no les hacen caso, no los pelan, y la realidad es que existen organismos para atender y obligar a las instancias oficiales a dar atención a los niños y viejos pero no sabemos o no queremos, y es vital para atender este tipo de problemas que los ciudadanos hagamos algo, cuando menos, un granito de arroz, entre tanta desgracia y tanta intolerancia y explotación.

Si queremos ser diferentes, tener una familia diferente un estado diferente y un país diferente, no podemos ser INDIFERENTES.

Ahora, todos estamos distraídos por quién estará en las listas de los partidos políticos para ver si existe el cuate del cuate, el compadre y el amigo que nos pueda dar chamba, y la realidad es que lo que nos interesa en las elecciones es quién es el conocido o cercano a otros conocidos que llegará a ocupar un puesto político, que permite dar paso a los puestos administrativos. Así pues, la pelea es por los puestos y los presupuestos, y nos vale una tiznada y dos con sal, cómo piensa en cuate del cuate, si es que existe esperanza de llegar cerca de él y dándonos atole con el dedo o poniéndolo más atrás, los ciudadanos, nos volvemos descarados y reflexionamos poco sobre qué proponen y que País, Estado o Municipio buscan consolidar, y así en, este esquema de hacernos pentontos solos, dejamos que nos manipulen y que se cometan las más cínicas imposiciones y los impunes robos de los proceso electorales, por esa actitud de: ¡me vale madres, no quiero que me den sino que me pongan donde hay!

Ahora, leo muchas opiniones sobre la postura del hijo de Luis Donaldo Colosio, y dicen algunos que es un traidor a la postura de su padre, pero creo que cuando menos, se ha dado cuenta de que, en política, los amigos son de mentiras y los enemigos son de verdad, y a lo mejor él conoce la realidad y la forma y el fondo por los cuales su padre, Luis Donaldo, fuera brutalmente asesinado en plena campaña presidencial, y es lógico que no hablará, porque al hacerlo se pone la soga al cuello o arriesga a su familia y seres queridos. Solo basta ver lo acontecido en los Estados Unidos con el asesinato de Kennedy y saber que se enreda todo y se esconden documentos vitales para dejar ocultos a los responsables y las razones que llevaron a ese crimen.

En México, las cosas son así, pocos podrán entender o saber, mejor dicho, las razones y quiénes en realidad fraguaron la muerte de Obregón, el crimen de Luis Donaldo, el asesinato del Cardenal Posadas Ocampo, el de Ruiz Massieu, la matanza del 68 o la del 71, la desaparición y asesinato de los 43 de Ayotzinapa, o lo que sucedió con Marco Antonio, con la agresión de los policías de la Capital ligados a los de Estado de México, cuando existen las relaciones perversas, de complicidad y de corrupción de diferentes grupos de policías con grupos políticos y con los de la delincuencia organizada y del narco que son quienes se mueven en el tráfico de drogas, armas, dinero, gente y contrabando.

Así que todo lo que se diga será especulación, y si se llega cerca de la verdad, los comunicadores estamos expuestos a las demandas que ahora se usan para callar y silenciar a los que buscan explicar la verdad y no ocultarla.

¿Ustedes creen que se conocerá la verdad del fraude en contra de Cárdenas o de AMLO? o ¿la forma en que se hizo el engaño y el teatro en la campaña de Francisco Labastida Ochoa para darle el poder a Vicente Fox, por un acuerdo con los Estados Unidos?... pues a lo mejor soy un necio, pero creo que no, no lo sabremos… el poder es perverso y cruel y asesina a los que le molestan…