Traicionan al Tlatoani que se va

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Que conste…los olvidados….!

Seguramente si el presidente Peña Nieto comenzara a leer un poco más, conocería muchos pasajes de la historia donde los ex presidentes muestran su tristeza ante el abandono de sus “amigos” y de muchos otros que de plano lo niegan y traicionan en cuanto pierde el enorme poder del Tlatoani. No hay que ver quiénes se quedan sino quiénes se van y las razones por las que ellos abundarán las denuncias e intrigas en su contra.

Y mientras se preparan para los procesos electorales utilizando $49 mil millones de pesos dinero que aportamos los cooptados contribuyentes, vemos que no solamente nos cobran por sostener a los partidos políticos y a los políticos, y votamos para legalizar el manejo de los recursos públicos y de los bienes nacionales para que se sigan utilizando para hacer sus negocios privados de tal suerte que a un mes de la “liberación de precios”, la gasolina Premium subió 94 centavos por litro y por si fuera poco el alza al precio del gas es brutal y en muchos hogares comienzan a reutilizar aquellas viejas estufas de petróleo y en muchas comunidades las de leña y carbón, valiéndoles madre la contaminación, porque tienen que cocinar los alimentos y sin dinero no hay forma de hacerlo.

La energía eléctrica también subirá de precio y la inflación está en su apogeo al igual que el gas que ya se incrementó 40 por ciento, y las tortillas llegarán a costar 17 pesos por kilo y aunque los burócratas aleguen que no se justifica el alza de precios, la carestía de todo, es una realidad, calculándose que la canasta básica subió 25%, mientras el saqueo de los gobernadores de 22 Estados rebasa los 259 mil millones de pesos que, por supuesto, en las artimañas políticas, los diputados en franca complicidad, buscarán la forma legal de que esos robos, entre los que están créditos gubernamentales que lograron de la Banca privada, los paguemos con lo que sería un nuevo “Fobaproa o robaproa” que está por instrumentarse, responsabilidad que se le achacaría al Presidente Peña Nieto porque “al fin y al cabo ya se va” y los que vienen tienen que llegar aparentando una mayor limpieza a pesar de que son miembros de la misma oligarquía política y económica que nos sigue robando.

Así, mientras andamos enfiestados o de vacaciones, los burócratas mexicanos que nos tienen bien medidos para sus trácalas, nos dan el golpe con los aumentos de todo tipo, y es indignante que, por ejemplo, un tanque de diez litros de gas que contaba 120 pesos, ahora, cueste un poco más de 200.

En tales condiciones no podremos entender que los burócratas y tecnoburócratas que solamente piensan en la economía y sus intereses, no vean que las gentes utilizan el gas para bañarse y para cocinar sus alimentos, y esto es un golpe brutal a los injodibles de este país.

Por esa razón, no se nos debe olvidar que en las actuales condiciones, los políticos y sus socios y cómplices que son los empresarios, comerciantes y financieros, siempre, han utilizado LOS RECURSOS DE TODOS, LOS FONDOS PÚBLICOS DE TODOS, PARA HACER SUS NEGOCIOS PRIVADOS, Y CUANDO ALGO LES SALE MAL Y AUMENTAN LOS ADEUDOS O LOS ROBAN Y SAQUEAN, ENTONCES, DEJAN ESOS ADEUDOS PARA QUE LOS PAGUEMOS ENTRE TODOS…y es por ello que no debemos temer ya a la inconciencia, porque si queremos cambiar las cosas, no debemos ser indiferentes a lo que sucede.

Tenemos que entender lo que pasa con un sentido humano no con un sentimiento tecnocrático y político o económico, como nos han obligado a pensar. Tenemos que recuperar la vida y pensar en que la vida no son números, ni procesos, ni tecnología, sino la forma de convivir y desarrollarnos en lo que nos gusta, tener acceso al trabajo no importando educación y edad, sino importando la vocación y el talento para desarrollarlo, acceso, a cualquier edad, a la educación y entender que las escuelas, independientemente de que den datos y caminos, también deben ofertar conocimientos de humanidades y de filosofía para que no perdamos los caminos del saber y de la sabiduría, y para entender la forma en que vemos el mundo y la vida y no el individualismo egoísta que todo corrompe. La felicidad, no es tener muchas cosas, sino gozar de las cosas y saber que éstas no se deben cambiar por presiones comerciales o por presiones de estatus. Cambiar y arreglar, por ejemplo, nuestra ropa y mantenerla, nos permite no estar comprando por moda, y no tenemos la presión del gasto sino  que podemos controlarlo para utilizar nuestra dinero en otros bienes y capacitación; que todos tengamos derechos a la vivienda con sus facilidades y de acuerdo a lo que necesitamos en la convivencia social; a la seguridad para no estar angustiados por los nuestros o por nosotros cada vez que salimos y andamos por nuestras comunidades; tener acceso a la salud porque ahora es un enorme negocio de médicos, hospitales y privados y de empresas farmacéuticas, donde se busca que el paciente siga consumiendo en vez de solucionar los problemas de raíz, los médicos no dan solución porque les interesa tener clientes y consultarlos cada x tiempo, para que sigan pagándole y por tal razón inventan análisis, estudios y dan medicamente que no resuelven sino que mantienen los defectos en la salud, en fin, tenemos derecho a los alimentos de calidad y baratos, no permitir la especulación y la acumulación para la especulación misma que aumente precios en favor de unos cuántos y en perjuicio de los demás, de las mayorías, y se deben controlar los gastos del estado para evitar mayores impuestos y raterías de políticos y burócratas que pueden robar y saquear, gozando de impunidad.

En fin, recordemos que digan lo que digan, en cualquier momento, la gente explota y se cansa, y como salida busca la violencia y en ella se dan las grandes tragedias nacionales y se imponen, no la democracia y la libertad, sino las dictaduras y el fascismo de la ultraderecha…y si de por sí estamos en la jodidez, estaremos jodidos y reprimidos…