Lo que hay atrás del “beneficio” legal para Gordillo

Por: Sócrates Amado Campos Lemus

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Que conste…los olvidados….!

Sin duda alguna el encarcelamiento de la profesora Elba Esther Gordillo tiene una explicación en las relaciones y compromisos que se realizan cada vez que existe un proceso electoral.

La poderosa dirigente del magisterio nacional tiene muchas cuerdas de control dentro del gremio y sabe por su experiencia, incluyendo cuando en el tiempo de Carlos Salinas de Gortari ella era utilizada por el sistema para cambiar sin conflictos al dirigente del SNTE, Carlos Jongitud Barrios, después del famoso golpe operado en contra de la Quina, Hernández Galicia, que pensó que su fuerza política y su poder económico sería capaz de enfrentar al Sistema, después de varios intentos de que hablara cuando menos con Carlos Salinas o con su hermano Raúl o con Fernando Gutiérrez Barrios, y mandó al carajo cualquier nivel de diálogo, amenazando con tomar medidas violentas en caso de que Carlos Salinas de Gortari, al que tomaba como enemigo personal cuando le retiraran la concesión del cobro del dos por ciento de cualquier contrato de PEMEX donde fondos que deberían ser canalizados a la Comisión de Contratos, que era como la caja chica del líder petrolero y así, se le advertía que era un dirigente sindical y que su límite estaba en la lucha sindical pero que si rebasaba su influencia a la contienda política aportando recursos inmensos a la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas como lo venía haciendo, seguramente tomarían acciones en su contra, tal como se realizaba a los pocos días de tomar posesión de la presidencia, Salinas de Gortari, al aplicarle una acción que le llevaría a la cárcel por varios años y después a un exilio fuera de su estado viviendo en Cuernavaca, Morelos, para retornar sin ningún poder, porque simplemente había olvidado que el poder se lo daba en aquellos tiempos el mismo poder central, y no era un poder real conquistado a base de la dirigencia, tal como se mostró cuando en su detención, solamente resistió la misma, una Sección, la de Salina Cruz, Oaxaca, cuyo dirigente Alfredo López Ramos era un líder carismático y decente que creía en la libertad y en la acción política.

La maestra sería la pieza clave para que el poderoso sindicato de maestros también fuera cambiado, y así a Carlos Jongitud Barrios solamente se le envió el mensaje después de la acción en contra de la Quina, de que debería abandonar el poder en favor de Elba Esther, que gozaba de la confianza para ese puesto e irse un tiempo fuera del país, mientras las aguas y las negociaciones volvían a su cauce.

Con ese enorme poder, la maestra, Elba Esther Gordillo, ingresó directamente en la política nacional logrando puestos en el partido y tratando de controlarlo, de tal suerte que esa necedad y la manipulación que hacía con el mismo magisterios disidente la convertían en un serio problema, de tal manera que cuando la derrotan  del PRI, directamente apoya las acciones en el PAN y es factor importante para que en la negociación de Oaxaca, después de la confrontación de la CNTE y el gobierno de Ulises Ruíz, ella, negocia con el PAN para manipular la votación de sus protegidos y aliados en favor de Felipe Calderón, y algunos sostienen que esto le permite a Ulises Ruíz, evitar toda acción en su contra en ese sexenio y es la pieza fundamental para aportar los votos mínimos que permitieron ganar a Calderón, para arrebatar el triunfo al Pejelagarto… una historia que sería la base para confrontarla directamente cuando pensaba que era todo poderosa y que podría imponer condiciones a Peña Nieto y al PRI, en ese proceso electoral, por ello, cuando llega nuevamente al poder el PRI, la eliminan con un golpe directo a los dineros sindicales y demostrando que todo su poder era un poder ficticio,  de tal suerte que hasta su mismo “protegido” que ostenta el poder en el SNTE, le dio la espalda, y la llevaron por varios años a la cárcel, permitiendo desmantelar los hilos de su maquinaria hasta que llegan los tiempos de la negociación y conciliación y le permiten salir para pasar sus últimos días en su departamento … así que, ahora, vemos la vuelta al redil del poder a sus aliados y grupos… no hay duda que en las negociaciones todo tiene un costo y el poder es una moneda de cambio no una manifestación del poder de la ideas, sino de los intereses….

Me parece inadecuado que el candidato Meade diga que no se negoció la salida de la maestra, porque este está en la línea de la economía y no de la política, y si lo soltó fue porque se lo “sugirieron” para justificar la acción operada en los altos niveles del poder y recordarnos que el poder, en este país, digan lo que digan, está concentrado en el PRESIDENTE y no en las bases, y que hasta el último día será el Presidente, no el candidato el que diga la última palabra.

Recuerden que en el proceso electoral de Luis Echeverría este quiso cambiar las acusaciones en su contra, demandando un minuto de silencio por los asesinados en Tlatelolco, y el mismo Presidente montó en cólera y el Ejército, que conocía la verdad de la agresión y la trampa operada por este y el propio Presidente en esa represión, obligaron a rectificar la línea hasta que tuvo el poder, mientras, tuvo que tragar camote… y aceptar que podía ser cambiado, y es ahí donde están los rencores que afectaron posteriormente a Alfonso Martínez Domínguez, que siendo dirigente del PRI era el vocero de Díaz Ordaz, y al final de cuentas se montó la represión del 10 de junio del 71, acusándole de que él era el responsable, cuando todos sabíamos que el verdadero responsable de la represión estaba sentado en la silla de palacio… en fin, las vueltas que da la vida y las sorpresas que nos brinda en el camino…