Debiera cambiarse el Calendario Gregoriano

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La buena vida

En  2019 despidamos al calendario Gregoriano que confunde nuestra mente. El doctor

José Argüelles dice: “Nada calza en el calendario Gregoriano, sus medidas enturbian la cabeza, sin embargo lleva aplicándose más de 400 años” y continúa:

 “No debería existir el calendario gregoriano -enfatiza el científico- porque no tiene unidades  de medida.  Las semanas  no se correlacionan con los meses; Septiembre, Abril, Junio y Noviembre con 30 días, el resto tiene 31 y  Febrero de 28 o 29. Razón, por la cuál, las semanas de 7 días, empiezan el año en días diferentes”.

El doctor Argüelles, es el  reconocido científico que estableció la Fundación para la Ley del Tiempo, con  base en el  Calendario de 13 Lunas y  el Movimiento de Paz por el Nuevo Tiempo.

“La primera vez que me indigné ante este problema con el Calendario Gregoriano enfatiza el doctor Argüelles,  fue por el año 1988 o 1989. Había escrito un libro llamado: “El Factor Maya” en el año 1987 basado en el calendario Maya. Entonces cuando traté de colocar el calendario Maya en el tiempo presente  me di cuenta de que tenía grandes problemas porque este calendario es irregular, ilógico y  combinado  con el reloj de 60 minutos  mecanizados,  nos lleva a sobrevivir en  una civilización  irracional basada en la mecanización.

“Este calendario Gregoriano, que nos llegó de  Roma, por obra y gracia  de Julio Cesar, originalmente era conocido  como el calendario Juliano, pues en aquellos tiempos los romanos tenían un calendario  de 10 meses, pero cuando el emperador Julio César  propuso que Roma dejara de ser una República y se convirtiera en Imperio, para tener un nuevo instrumento de control, colocó 2 meses más al calendario vigente. Esto creó grandes estragos y  Julio César terminó asesinado.

“Cuando Julio Cesar impuso el nuevo calendario, su cuenta del tiempo estaba totalmente perdida, por ello al primer año, con 400 días, se le conoce  como: “El Año de la Gran Confusión”. Imagínense ustedes: ¡40 días adheridos!

“Y  algo más: ¿por qué los nombres de los meses de este calendario?

Enero es el nombre del Dios de los Portales. Febrero es una obscura referencia a un tipo de conjuro adivinatorio. Marzo es en honor a Marte, el Dios de la Guerra. Abril y Mayo son colocados en honor a una divinidad  de la primavera. Junio era la esposa de Júpiter. Julio es en honor de Julio Cesar. Agosto  por César Augusto.

“Al mes de  Agosto se  le  llamaba  Sextil, que significa 6. Pero César Augusto protestó: “Si Julio César  tiene un mes en su  honor, yo  quiero un mes en honor mío”.  Y cambió a Sextil por Agosto, que tenía sólo 30 días.  Y no conforme, le roba a Febrero un día  y se lo coloca a Agosto, para que tuviera  31 días, tal y como lo hizo Julio César.

“Septiembre, que es el noveno mes, significa 7. Octubre, que es el décimo significa 8. Noviembre, el un décimo se traduce como 9 y Diciembre, el decimosegundo mes, significa 10.

 “Hemos aceptado un calendario  confuso y además  lo hemos dogmatizado. Por lo tanto una civilización basada en el Calendario Gregoriano es desordenada y problemática.

 Y concluye  el doctor Argüelles  “Esta crítica no es personal, un gran número de textos académicos coinciden conmigo y califican  el Calendario Gregoriano como  un anacronismo medieval, pero nos hemos acostumbrado a él.”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.