DINERO

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La buena vida

“No hay dinero, no hay posesiones. Ni siquiera somos reales. La ilusión del dinero es persistente y los que más se apegan al dinero también son persistentes. Es inevitable la entrada de un nuevo ciclo evolutivo sin dinero; el fallecimiento del viejo ciclo es inevitable”:  José Argüelles/Valum Votan, un hombre sabio, iluminado e iniciador de la Fundación para la Ley del Tiempo.

El doctor Argüelles, apasionado del mundo maya y su sistema calendárico, consideraba que las instituciones del mundo moderno están gobernadas y manipuladas por el dinero, pero que esta historia está en su final porque el dinero se irá por la ventana y con ello el sistema económico entrará en caos y una buena parte de las humanidades tendrán que enfrentarse con la cruda realidad de que la verdadera realidad perdurable, no puede ser comprada o vendida.

Es más, el doctor Argüelles sentenciaba que para la oligarquía gobernante, el colapso financiero económico será causa de mayor afianzamiento y endurecimiento de las arterias del poder. Ellos preferirán resistir, tratar de reforzar las instituciones fallidas, causando una línea divisoria mayor entre los que tienen y los que no tienen.

Así, advertía el doctor Argüelles,  no sólo tendremos la crisis del calentamiento global y la guerra al terrorismo, también tendremos una crisis financiera de los mercados mundiales, o sea  ¡triple crisis!

El sabio doctor Argüelles solía comentar que la guerra al terrorismo y el calentamiento global son resultados de la dominación del dinero deformadora de nuestro carácter al fomentarnos la codicia y la indiferencia a la violencia y destrucción de la naturaleza. Pero ahora, con esta triple amenaza de la crisis financiera nuestro planeta dará un giro insospechado que extinguirá a la actual civilización: ¡el viejo o mundo morirá!. ¿Vamos a morir con él u optaremos por la nueva civilización?

“La humanidad, decía Argüelles, está poco dispuesta a educarse por sí misma para un cambio; Esta muy influenciada por el mito del progreso y persiste en que el aumento de prosperidad es   índice de superioridad. Pocos somos capaces de ver la oportunidad cuando se produce cualquier signo de pérdida, las mayorías prefieren aferrarse a sus temores con las compañías de seguros y recurrir a los productos farmacéuticos por cada descontento mental.

“La naturaleza del materialismo y la economía de consumo, así como las fuerzas de la mercadotecnia y la propaganda que manipula, nos hacen creer que la actual forma de vida es el único futuro para la humanidad.

“Debido a ello, cuando hay depresión económica prevalece un aire de desesperanza e incluso de pánico. Pero esto es problema de los países ricos. Para aquellos que viven por debajo del llamado umbral de la pobreza todo este episodio tiene poco sentido.”

“Un adagio atribuido a Einstein dice que no puedes resolver un problema con los medios que lo crearon”. Así, continúa, Argüelles: no importa cuánto dinero arrojen los gobiernos en los Bancos, el sistema financiero no revivirá.

“El dinero creó la degradación de la biósfera (a favor de los centros comerciales) y la política apoyó este esfuerzo destructivo; ¡todo lo que no es verdadero y artificialmente provocado por la inteligencia del hombre está condenado a ser eliminado!

En cambio quienes hayan logrado una percepción cósmica de la Tierra, verán en esto la oportunidad de dar un salto hacia adelante mental y espiritual en compañía de los   cambios biofísicos de la Tierra, lográndose así la resurrección de la noosfera a través de una humanidad purificada

Este cambio de la humanidad también es provocado por la necesidad de una evolución galáctica que habrá de conducirnos más temprano que tarde a una elevación espiritual para conectarnos con la mente planetaria.

Única manera de que el terrorismo se detenga es que no haya dinero. Los terroristas son una parte de nosotros mismos manipulados con el mito del progreso y el culto al dinero, pero sin dinero, no habrá motivo para los terroristas.

El advenimiento de este nuevo ciclo transformara

a la humanidad a tal grado que las causas del calentamiento global y la injusticia social serán erradicadas por igual.

No nos aferraremos a los viejos valores del materialismo, la codicia, neurosis, el comportamiento destructivo, así como a la lealtad a todas las instituciones que apoyan esta forma de vida; esto terminará, llegó el momento en que desarrollamos la creatividad, la exploración psíquica, la purificación espiritual y el estilo de vida simple, autosustentable de “AHIMSA” (no violencia).

La elección será entre los antiguos valores del tiempo dinero, a los nuevos valores del tiempo arte y espiritualidad. Donde hay dinero hay discordia, donde hay arte y espiritualidad hay armonía así de simple: LA TIERRA ESTÁ A LA ESPERA DE SER TRANSFORMADA EN UNA OBRA DE ARTE ESPIRITUAL.