Disciplinas para Vivir el Aquí y el Ahora

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vencedores del tiempo

Dice el Dalai Lama: “Solo existen dos días al año en que no podemos hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana”.

Por lo tanto, amigos mayorcitos HOY mismo iniciemos algunas disciplinas para mantenernos en el ahora y el aquí, secreto de la eterna juventud. Les trasmito lo que he aprendido:

RESPIRAR

Observemos nuestra respiración: Podemos respirar en automático o en forma consciente. Cuando es en automático sobrevivimos sin darnos cuenta. Cuando somos conscientes de nuestra respiración estamos vivos, en el ahora y el aquí.

La respiración siempre ocurre en el presente, no en el pasado o el futuro. Por favor observarla con toda atención durante más de cinco minutos te conducirá a un estado meditativo, de ecuanimidad, armonía y paz.

LATIDOS DEL  CORAZÓN

¿Qué es lo que lo hace latir a tu corazón?

Pongamos nuestras manos sobre el corazón para descubrir a través de sus rítmicos latidos esa sabiduría divina que cada uno de nosotros lleva en sí. Las personas sanas y  felices  son aquellas  que siguen lo que les dicta su corazón o intuición interna. Ojo: antes de tomar una decisión pongamos las manos sobre nuestro corazón y observemos la  respiración. Luego decidimos.

MEDITEMOS:

Con ropa holgada, en silencio y soledad sentémonos sobre un tapete con piernas cruzadas o en una silla o sillón, con la espalda bien derechita y las manos sobre las rodillas. Cerramos los ojos y dejamos que pasen los pensamientos. No los detengamos, que se vayan como vinieron mientras seguimos observando  la  respiración.

Pero hay veces que esto resulta insoportable, la mente se llena de pensamientos, se aburre y empieza hacer de las suyas. Por esta razón, a veces conviene meditar con música suave para ir apaciguando la mente y poco a poco ir profundizando en uno  mismo.

Meditar es hacer consciencia del ahora y el aquí: no hay pasado no hay futuro solo estás con Dios y contigo.

OBSERVAR:
Cuando nuestra vida  pareciera no tiene rumbo ni destino resulta sanador subir a la montaña o cerro más cercano, ir al  mar, salir al jardín más próximo, o simplemente abrir  la ventana, respirar profundamente y  tratar de observar nuestro entorno  como si fuéramos personajes de  una película.

Observemos los problemas, es molesto pero podemos hacerlo, si paramos el engranaje de la rutina y tratamos de escuchar nuestra voz interna.

CREATIVIDAD:
Uno se reconoce a través de lo que  crea, por ello hay que volcar nuestra creatividad en algo que nos entusiasme. La creatividad es fluir con la vida que se está creando permanentemente.
POR ULTIMO

Amémonos…

Buscamos a quién nos ame para llenar nuestro vacío. ¡No, no!… ¡Cambiemos el enfoque! Amémonos primero a nosotros mismos. Luego compartamos ese amor.

Amémonos: Nuestra vida es una escuela a la venimos para aprender a amar. AMOR es sinónimo de energía y felicidad.
Solo cuando nos amamos tenemos algo que compartir. Tienes alegría,  la brindas; tienes entusiasmo, lo demuestras. Tienes amor lo das.

Más en esta categoría: « Nuestra Sombra Reciclar »