Madre tierra: Tú me das, yo abuso

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La buena vida

(Manifiesto de las Hijas de Gaia):

No podemos reponernos de los terremotos, y llegan las inundaciones.

¿Qué hay atrás de las catástrofes que estamos viviendo?

Científicos, ecologistas y místicos opinan que todo acontecimiento “impactante” de la naturaleza es respuesta a nuestro nivel de conciencia, clave en sus acomodos, reajustes y   de las sorpresas que nos da. 

Ella es nuestro espejo: Si la amamos nos ama; si la maltratamos, nos maltrata. Nuestra actitud buena o mala hacía ella será la misma que nos devolverá.  

Considerando lo expuesto,  transcribo para ustedes parte de un manifiesto de “Las Trece Abuelas Indígenas”:

El "Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas" nos hemos unido como una sola mujer en una alianza de oración, educación y sanación para la Madre Tierra.

Trabajamos por todos sus habitantes y por todos los niños de las próximas siete generaciones.

Estamos profundamente horrorizadas por la destrucción sin precedente de la Madre Tierra, por la contaminación del aire, agua y suelo; por las atrocidades de la guerra, el azote global de la pobreza, la amenaza de las bombas nucleares, el derroche de la prevaleciente cultura del materialismo, las epidemias que amenazan la salud de los seres de la Tierra, la explotación de las medicinas indígenas, y la destrucción de nuestros modos de vida.

Nosotras, el Consejo Internacional de “Las Trece Abuelas Indígenas” creemos que nuestras maneras pacíficas de gestión y modos ancestrales de oración y sanación son vitalmente necesarias en estos tiempos.

Nos hemos unido para proteger la tierra donde nuestras gentes viven y de la que dependen nuestras culturas, para salvaguardar la herencia colectiva de las medicinas tradicionales. En resumen, para defender la tierra misma.

Creemos que las enseñanzas de nuestros ancestros iluminarán el camino por este futuro incierto”.

Las Abuelas enviaron  su manifiesto desde la selva Amazónica, el Círculo Polar Ártico de Norte América, el gran bosque del noroeste americano, de las vastas planicies de Norte América, de los altiplanos de América Central, de las Blacks Hills del sur de Dakota, de las montañas de Oaxaca, del desierto del sudoeste de América.