Solo para mayorcitos

En pocas palabras, resumo lo que nos dice ahora nuestra querida amiga Rosa María Campos, “somos dueños del tiempo” y por eso debemos disfrutar a plenitud lo hermoso que es vivir.

x-x-x-x-x-x-

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vencedores del tiempo

Hombres y mujeres invernales somos capaces de decirle: NO a una mujer, sin remordimientos y decirle SI a un hombre sin ruborizársenos. La virginidad no es un tema de conversación y si practicamos Yoga, Meditación o Tai Chí, sin pudor lo contamos para convertimos en ejemplo a seguir. 

Pero también, por favor, no vayamos a sentirnos mal si los jóvenes, con quienes teníamos cierta complicidad, ahora nos tratan de señor, señora, nos hablan de usted o, peor nos dicen tío o abue y por supuesto evitan platicar con nosotros.

Así que optemos por reuniones más tranquilas; no olvidemos que necesitamos más tiempo para recuperarnos de una trasnochada y que no soportamos la música con alto volumen. 

Y si vamos a la playa no tenemos por qué meternos al mar, tampoco sentir vergüenza por preferir ver películas u oír conciertos por la tele en vez de ir a verlos en vivo. También ya tenemos todo el derecho de hablar con  un amigo hooooooras por teléfono..

NI MODO AMIGOS y compañeros de los años dorados:... ¡envejecimos! pero sabemos lo que queremos y tenemos las siguientes ventajas sobre la gente más joven. La CREDENCIAL DEL INSEN, para que nos cobren medio pasaje en los transportes y nos descuentan el 50% DEL PAGO DEL PREDIAL. No tenemos que ceder el asiento, nos lo ceden.

No tenemos mucho que aprender del largo y difícil camino de la vida, pero podemos aprender algo más, todo mundo nos felicita cuando nos metemos a un diplomado y regresamos al hogar con un diploma.

Alegrémonos: Los secretos están seguros, a nuestros amigos se les olvidaron. Alegrémonos porque la ropa que usamos no pasa de moda, igual que nuestro corte de pelo. Alegrémonos porque somos dueños del tiempo y de la eternidad. Nuestro es el hoy,  el mañana, el pasado y el futuro.

Más en esta categoría: « Piropos para los viejos