Se acabará la vejez

Entramos a la Era de los Viejos Irresistibles

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En las próximas dos décadas se abolirá el envejecimiento y todos los seres humanos  tendremos la posibilidad de disfrutar de una larga vida, dado a que nuestro cuerpo está diseñado para vivir 100 años o más.

Contundente declaración, frente a las cámaras de televisión española de Carmen Giménez Cuenca, pionera en el campo del “coaching” anti-envejecimiento.

“Una persona mayor, según Giménez Cuenca, que sea cuidadosa de su salud física y mental tendrá “chance” de encontrar el elixir de la eterna juventud  y para muestra, un botón. Por ello declaro: Yo, a mis 75 años. ¡estoy  más joven y mejor que nunca!

“Más joven” ¿es cuestión de voluntad?

Al reflexionar sobre los comentarios de Carmen puedo decirles que hoy ni de casualidad envejecemos como nuestros abuelos, ni siquiera como nuestros padres; ahí están gran número de adultos mayores considerados irresistibles.

Stephen Hawkins quién recientemente falleció, con sus 70 años y 50 de sobrevivencia, fascinaba a la juventud de todo el mundo, con sus libros y ocurrencias.

Otra venerable anciana Rita Levi-Montalcini quién alcanzó 103 años de vida, causaba revuelo con su presencia, en cualquier parte del mundo. La doctora Levi, después del Papa y Sofía Loren, era la celebridad más perseguida por los paparazis en Italia. Anciana doña Rita obtuvo el Premio Nobel de Fisiología o Medicina y fue Senadora vitalicia de su país.

Estos notables y citables ancianos, entre otros, son parte de los integrantes de una nueva tribu social que decidió patear la palabra septuagenaria, octogenaria y nonagenaria, porque sencillamente no tenían entre sus planes envejecer.

Ellos encontraron su felicidad en una actividad que les gustaba y se ganaban la vida a través de tal disfrute.

Podríamos presentarles aquí una interminable lista de irresistibles ancianos mexicanos, pero esto será tema de otra colaboración, mientras tanto les reitero que los nuevos jóvenes viejos manejan con seguridad su celular, computadora, Tablet. Se escriben y se ven por Messenger, Facebook  o Skaype, con hijos, nietos y amigos. Se olvidaron del teléfono fijo  y del correo tradicional, para contactarse por email y trasmitir a toda velocidad sus afectos, ideas, vivencias, fotos y chismes.

Los integrantes de esta nueva tribu están  satisfechos   de su estado civil y si no lo están  procuran encontrar una  nueva pareja. Cultivan su propio estilo...no envidian la apariencia de los jóvenes, ni de los astros del deporte o de aquellos que lucen un traje Armani.

Ellas, no sueñan con tener la figura torneada de una vedette. En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia.

En  la actualidad muchos de los ancianos, rucos, viejos, adultos mayores o de la tercera edad  ya no recuerdan su  juventud con nostalgia; en cambio celebran el sol cada mañana,  sonríen para sí mismos  y se levantan  para obtener a su manera el sustento diario, como siempre lo han  hecho.