Nos habla la Madre Tierra

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La buena vida

“La moderna sociedad industrial  es una religión fanática. Saqueamos, envenenamos, destruimos todos los ecosistemas del planeta. Firmamos  letras que nuestros hijos  jamás podrán pagar.  Nos comportamos como si fuéramos  la última generación sobre la

tierra. De no producir un cambio radical de perspectivas en nuestros corazones y en nuestras mentes, la Tierra acabará como Venus, calcinada y muerta”: Sogyal Rimpoche

HABLA LA MADRE TIERRA:

“_Al recibir este 2018, quiero hablarles a todos los CANDIDATOS EN MEXICO y líderes políticos, financieros y militares del Mundo. Quiero decirles que estoy cansada y enferma, que no tengo tiempo para restaurarme. Esta es la razón por la que  ha cambiado el clima, hay terremotos y los volcanes se despiertan.

¿No se dan cuenta de lo que me hacen?

Cada vez que perforan mi corteza, que hacen una prueba nuclear  subterránea,  o que arrojan  una  bomba  sobre mi superficie,  ustedes  me  envían un sin fin de vibraciones que, como una onda de choque,  recorren  todo mi cuerpo  rompiendo mi estructura cristalina y dañando  mis placas tectónicas.

Para que comprendan cómo me siento, imaginen a una persona a quien, a pesar de sus   gritos de angustia  y aullidos de dolor la ignoran y le perforan los dientes, sin detener ¡la tortura!  e imposibilitándola  para recuperarse, recobrar su equilibrio y menos de  sanarse a mi misma.

Hijos míos, propóngase para el 2018 ser amables conmigo, como lo serían con su madre o cualquier familiar que esté enfermo: Por favor,  ¡denme tiempo y espacio para curarme!

Tan solo les pido un día solar completo en el que cesen las perforaciones, toda prueba subterránea, toda minería y voladura, todo bombardeo y explosiones de cualquier tipo

Entiendan, hijos míos, que me están drenando, que grito y no oyen mis súplicas. Si no  tengo tiempo de restaurarme, no puedo continuar produciendo los recursos  que ustedes necesitan para vivir. Por favor, no agoten lo poco que me queda.

Muéstrenme, por favor, la misma compasión y respeto que mostrarían a su propia madre, porque yo soy su Madre. Ustedes brotaron de mi suelo y ustedes van a mi suelo cuando mueren.

No soy un ser inanimado. Soy un ser vivo y en crecimiento como sus científicos pueden decirle. Soy un ser que siente y de ustedes  depende  que continúe  mi vida y  su vida.

Sé que esta petición molestará  a los intereses petroleros y mineros, y a quienes dirigen la industria bélica, pues  pensarán que no pueden acatar esta petición porque paralizaría las economías y además se asustarían, otros,  de que sus  enemigos tomaran una ventaja injusta.

Pero, entiendan por favor, solo así se  evitará  que continúen  las  severas alteraciones  del clima, que ya estamos padeciendo,  y que yo, la tierra,  no muera. Ese es el riesgo que corren, hijos míos, pese a que  no desean aceptarlo.

Por favor, déjenme descansar un solo día para recuperarme y ustedes, mientras tanto alégrense,   siéntese en mi hierba verde, miren mis árboles,  y celebren junto conmigo el inicio del 2018

Les he dado mi amor y  generosidad durante millones  de años; nunca he pedido nada, solo hoy  les pido a cambio un solo día de descanso y estar en paz.

En ese día, también les pido, dejen a un lado toda su cólera, el odio, la maldad, el estar a la defensiva y la avaricia. No  le hagan daño a ningún ser vivo. Será un buen descanso para ustedes al igual que para mí.

FELIZ  2018: La Madre Tierra