Simplifica tu vida

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La buena vida

(Más cerca de Dios, quien necesita menos).

Para el siguiente artículo tomé del doctor Wayne Dyer, algunos  consejos que aparecen en sus libros “Tus Zonas Erróneas”,  “Evite Ser Utilizado”,  “El Cielo es el Límite”, segura de que a los queridos lectores les resultarán provechosos para el 2018.

Consejos:

Ordénate y sentirás una gran oleada de inspiración cuando te deshagas de cosas que ya no son útiles en tu vida:

Regala las cosas que llevas uno o dos años sin utilizar. 

Regala esos archivadores viejos que ocupan espacio y que casi nunca utilizas. 

Elimina de tu agenda las actividades y obligaciones innecesarias e indeseables.

Si no estás preparado para el Espíritu, lo más probable es que no sientas el resplandor de la inspiración.

Dios te enviará  orientación, y las personas que necesitas; pero si estás completamente ocupado, te perderás de estos regalos que pueden transformar tu vida. Así que inyecta una dosis de tiempo libre a tu rutina diaria.

Asegúrate de que tu tiempo libre sea libre  Ten cuidado con esas invitaciones que pueden mantenerte en la cúspide de la pirámide social, pero que te impiden el acceso a una inspiración gozosa.

Saca tiempo para la meditación y el yoga. Aparta 20 minutos diarios, siéntate en silencio y establece un contacto consciente con Dios. Busca un centro de Yoga cerca de tu casa y comienza a practicar con regularidad. Las recompensas son maravillosas.

Regresa a la sencillez de la naturaleza. No hay nada que sea más inspirador que la naturaleza. Estamos constituidos por las mismas sustancias químicas de la naturaleza

Marca distancia entre tú y tus críticos. Dales una bendición silenciosa a quienes andan buscando defectos o son amigos de las confrontaciones, y apártate de su energía tan rápido como sea posible.

Simplificarás tu vida si no tienes que justificarte ante nadie, y si recibes apoyo en vez de críticas. No permitas que nadie los destruya.

Saca un tiempo para tu salud. Recuerda que tu cuerpo es el templo sagrado donde vives durante esta vida, así que come sano  y haz ejercicio. Si sólo puedes darle una vuelta a la manzana, simplemente hazlo. Simplifica tu vida haciendo ejercicio y comiendo con moderación.

Disminuye el ritmo. Una de las observaciones más iluminadoras de Gandhi nos recuerda que "la vida es algo más que aumentar el ritmo". Disminuye el ritmo de todas tus actividades durante un momento, aquí y ahora. Lee estas palabras lentamente. Desacelera tu respiración para que seas consciente de cada inhalación y exhalación.

Desacelera tu forma de hablar, tus pensamientos y el ritmo de todo lo que haces. Dedica más tiempo a escuchar a los demás; sé consciente de tu inclinación a interrumpir y a dar por terminadas las conversaciones, y opta más bien por escuchar.

Haz todo lo posible para evitar las deudas Si tienes que trabajar más para pagar deudas, disfrutarás menos de tu vida actual; en consecuencia, estarás más lejos de la paz y la alegría, que son los símbolos de la inspiración.. No hagas del dinero el centro de todo lo que tengas o hagas; más bien, descubre el valor inherente a todas las cosas: así simplificarás tu vida y regresarás al Espíritu. El dinero no determina el valor, aunque vivas en un mundo que intenta convencerte de lo contrario.

Acuérdate de tu Espíritu. Si la vida te parece compleja, rápida, desordenada, frenética, o difícil, acuérdate de tu propio Espíritu. Estás encaminado a la inspiración, un lugar sencillo y pacífico en donde estás en armonía con la sincronización perfecta de toda la creación. Viaja mentalmente allí y detente con frecuencia para recordar lo que realmente quieres.

(Autorización del autor).