Sexualidad en…. ¡los adultos mayores!

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Vencedores del tiempo….!

La idea equivocada de que los mayorcitos no tienen apetito sexual, es causa de una   actitud social  de franco rechazo para el  adulto mayor que tiene o desea una relación amorosa.

Este rechazo a la sexualidad senil  es, en parte, resultado de prejuicios morales adquiridos  por tabús sexuales judeocristianos,  mismos que  manipulan a centenares de ancianos haciéndolos pensar: “Enamorarme a mi edad  no es correcto, es pecado”…...“Que va decir la gente, si me busco una pareja”….. “Y si salgo con alguien: ¡no! porque mi familia  puede  malinterpretarlo.”

Si además, a estos prejuicios le sumamos circunstancias desfavorables de tipo físico,  propias de la edad avanzada, un adulto mayor ni de casualidad comprobaría lo que escribió el sabio Lao Tse en su libro el Tao Te King. “El  espíritu del Valle es inagotable…extrae de él cuanto quieras, nunca se agota”.

Y a propósito de la sabiduría oriental, qué diferencia en el aspecto de sexualidad, entre los ancianos occidentales y orientales. Para los longevos de oriente el sexo no es sagrado, tampoco profano,  simplemente es una función  básica, semejante al comer o dormir.

A su sexualidad, los abuelos y las abuelas orientales, la cultivan  con esmero como un arte muy preciado y  medida  eficaz  para mantenerse saludables y alcanzar la longevidad. 

PARA FINALIZAR

“Las canas no hacen más viejo al hombre, cuyo corazón no tiene edad”.

La sexualidad según gerontólogos,  psicólogos y siquiatras, no está reñida con los ancianos, quienes solo necesitan de  un cambio de mentalidad, para no bloquear  sus  impulsos naturales que les permitirán vivir felices sus relaciones amorosas.

Ojalá que en el futuro,  los abuelos  amantes tengan  mayores  oportunidades de tener  múltiples y apasionados encuentros amorosos,  sin  la  censura de  una  sociedad opresiva,  en  relación a  su  intimidad sexual.