¿Le gustaría convertirse en fantasma?

Por: Rosa María Campos

taca.campos@gmail

La buena vida)

Sabemos que los fantasmas  son intangibles, vuelan, levantan cosas pesadas y en ocasiones se dejan ver y emiten un siniestro –buuuuu- que nos espanta, nos asusta, gritar y correr.

Los fantasmas atraviesan todo lo que interpone en su camino: paredes, puertas y ventanas cerradas, incluso los cuerpos de personas y animales. Para ellos no hay distancias, tampoco les afecta las inclemencias del tiempo. Hacen lo que quieren, cuando quieren, con quieren, pero lo que usted no sabe es que sí  lo desea puede despertar su propio  fantasma, les cuento al respecto:

DESPUÉS DE LA MUERTE.

Al morir nuestro cuerpo, nosotros sus ocupantes seguimos la vida en un ámbito fantasmagórico de realidad absoluta. Ese ámbito maravilloso ha pasado por alegorías como: Reino de los Cielos, Edén, Nirvana, Olimpo, Paraíso,  lugares maravillosos e inimaginables que solo podremos  conocer después de la muerte; sin embargo, está comprobado, que si aprendemos la técnica del desdoblamiento, tendremos una probadita de este ámbito al  deambular en mudos de ensueño.

¿QUÉ ES EL DESDOBLAMIENTO?

Cuando el cuerpo está despierto, el alma duerme. Mientras  el cuerpo duerme, el alma despierta y puede  levantarse, salir de su templo, elevarse, flotar y después retornar a su cuerpo que prosigue en su existencia desconociendo el  poder de su fantasma.

Desdoblarse no es un acto meramente ocultista, pero la ciencia  ya reconoce  varias de sus manifestaciones: doble  ubicuidad de la mente, percepción extra sensorial, telekinesia e intuición; que se despiertan a través de técnicas, que solo  puede enseñarlas un maestro respetable, reconocido y científico, si  se tiene la suerte de encontrarlo.

Según los estudiosos de los tratados de ciencias ocultas: “nuestro cuerpo físico y el del fantasma personal están unidos por un cordón, trasmisor de ideas, emociones y sensaciones.

VERSIÓN DE LOS TEÓSOFOS:

“Este cordón, es grueso como el puño de cada individuo pero durante la práctica del desdoblamiento, a medida que el fantasma se aleja de nuestro cuerpo, el cordón se adelgaza hasta quedar como un hilo común y corriente”.

“Este cordón es muy elástico y resistente, siempre y cuando el  practicante no sea adicto al  tabaco, el alcohol  y otras drogas, que  atentan contra su salud y resistencia, debido a ello está prohibido ingerir cualquier tóxico si se pretende  intentar la técnica del desdoblamiento, que nos confiere la capacidad de actuar sin sujeción a la gravedad”.

Quien escribe no  ha vivido ninguna experiencia de este tipo, solo transcribe los comentarios que al respecto le hicieron un grupo de teósofos a quiénes entrevistó en la Ciudad de México, quiénes añadieron a sus comentarios, que en el momento de salir el  fantasma  personal se produce una sensación peculiar, como una brisa rozando la parte superior de la cabeza e  incluso se llega producir un suave “tac”.

Al conjunto de estas sensaciones se llama repercusión o  cambio de energía, que ocurre cuando el practicante comienza a quedarse dormido y al retornar del desdoblamiento, para lo cual es necesario indicar al fantasma personal la hora exacta de su regreso al cuerpo  físico y darle alguna contraseña  para casos de emergencia.

Quién esto escribe, lo repito, no ha practicado el desdoblamiento, y  también les confieso que  en lo personal me daría  mucho miedo desdoblarme. ¡Aaaay nanita….!