Otoño

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Diosa Naturaleza preludia el abandono de su aspecto de madre, para ir acercándose a su aspecto de abuela.

La  luz  empieza abrazar  a la oscuridad,  hasta que la noche vence al día.

Las plantas comienzan  a morir para lograr el renacimiento, a través del misterio de las semillas.

Pero la cosecha, promesa del verano, se hace realidad y la  madre  tierra se convierte en proveedora  de  manzanas, naranjas, nueces, vegetales, entre otros maravillosos alimentos, para nutrirnos  en el invierno.

En el otoño,  muestrario de  dorados y cobrizos, abrillantados  con los destellos de  las bellas  lunas de la temporada,  miles  de  hojas volátiles comienzan a caer por todos lados.

Es tiempo del despego y  aprendizaje para llenar  nuestro  espíritu de  verdades.