Viven como si nunca se fuesen a morir; Mueren como si nunca hubieran vivido.

Por: Rosa María Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Afamado  periodista, luego de varios días de espera ¡al fin!, podía entrevistar al Dalai Lama, pero solo contaba con 15  minutos; así que después de mucho pensarlo  decidió  preguntar lo siguiente:

 - ¿Qué es lo que más le sorprende de la humanidad?

Su Santidad con calma y rostro amable, respondió: “Que se aburren de ser niños y quieren crecer rápido, para después desear ser niños otra vez. 

Que desperdician la salud para hacer dinero y luego pierden el dinero para recuperar la salud. 

Que ansían el futuro y olvidan el presente y así no viven ni el presente ni el futuro. 

Que viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si nunca hubieran vivido.

El  periodista, algunos segundos mantuvo silencio, para continuar: 

-Su Santidad, ¿cuáles son las lecciones de vida que debemos aprender?

- El  Dalai concretó:

 “Lo más valioso en la vida no es lo que tenemos, sino a quien tenemos. Una persona rica no es quien tiene más, sino quien necesita menos. El dinero puede comprar todo menos la felicidad...

El periodista, trató de interrumpirlo con otra pregunta, pero  el Dalai Lama, sin perder su sonrisa, continuó enumerando las lecciones que tenemos que aprender.

“Quien NO VALORA lo que tiene, algún día se lamentará por haberlo perdido, y que quien hace mal algún día recibirá su merecido.

“Si quieres ser feliz, haz feliz a alguien. Si quieres recibir, da un poco de ti, rodéate de buenas personas y sé una de ellas. 

Recuerda, a veces a quien menos esperas es quien te hará vivir buenas experiencias. 

Nunca arruines tu presente por un pasado que no tiene futuro. 

Una persona fuerte sabe cómo mantener en orden su vida.  Aún con lágrimas en los ojos, se las arregla para decir con una sonrisa: Estoy bien.

Ah, recuerda que el físico atrae pero la personalidad enamora.”

-x-x-x-x-x-x-x-

(No estamos solos, no somos simples entes físicos. Poseemos una gran dimensión espiritual. Nuestros ángeles cuidan de nosotros y nos ponen en contacto con nuestro propósito y nuestra misión en esta vida. Podemos perder el contacto con nuestro ángel pero nunca deja de velar por nosotros, siempre está ahí, cuidándonos en cada paso que damos y deseando brindarnos su consejo y soporte cuando se lo solicitamos.

Nada es imposible para él.)

Más en esta categoría: « Mujer Moderna Otoño »