Poderoso Caballero, don Dinero

Por: Rosa María Campos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Con dinero y sin dinero, hago siempre lo que quiero…..y mi palabra es la ley…”
Por favor don José Alfredo, que en paz descanse, pensar así es un lujo que los ciudadanos de a pie, ni en sueños, nos podemos dar.
Hoy quién estaría muy orgulloso sería Horacio, los poderosos al pie de la letra aplican su filosofía:
“El populacho puede silbarme, pero cuando voy a mi casa y pienso en mi dinero me aplaudo a mí mismo. La alta alcurnia y las hazañas meritorias, si no van unidas al dinero son tan inútiles como las algas del mar.”
Seguro que también estos mismos poderosos fueron inspirados por Pío Baroja: “La respetabilidad es tener dinero” o por Bernard Shaw “El dinero es sin duda la cosa más importante del mundo, y toda moral personal y nacional sana y acertada debe tener este hecho en cuenta”.
“Poderoso Caballero: ¡Don Dinero!”: Quevedo
Al reflexionar en las citadas frases de los citados celebres filósofos y en la advertencia de Jonathan Swift de que: “Ningún hombre aceptará un consejo, pero todos aceptarán dinero”: estuve a punto de no enviar este artículo, pero a última hora me animé y ahí les van estos pensamientos, no consejos:
PODEMOS COMPRAR:
Una cama, pero no el sueño.
Libros pero no la inteligencia.
Comida, pero no el apetito.
Adornos, pero no la belleza.
Una casa, pero no un hogar.
Medicinas, pero no la salud.
Lujos, pero no la alegría.
Diversiones, pero no la felicidad.
Un crucifijo, pero no un salvador.
Una iglesia, pero no el cielo.
¿Usted qué piensa?