Una sola maleta

Por: Rosa María  Campos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siquiatras, psicólogos, dietistas y hasta estilistas, entren al escenario del rejuvenecimiento, con el propósito  de que los adultos mayores cuidemos de  nuestra salud  y no envejezcamos.

También hay muchos  libros, encuestas, test sobre la psicología de la tercera edad, que advierten que al envejecer  nuestros  rasgos del carácter se acentúan, tanto en lo bueno  como  en lo nefasto.

A menudo se publican fotos  que muestran las más significativas actitudes de nosotros los viejos  para que  realicemos  honesto autoanálisis, que nos  ayude a mejorar el carácter.

Lo anterior si resulta efectivo, pero no vamos a navegar sobre este tema,  hoy solo   trascribiré para ustedes  las sugerencias de un venerable quién aconseja aligerar el equipaje para que  emprendemos  un viaje en búsqueda de la felicidad.

UNA SOLA MALETA

¡No, no!... se carguen de equipaje: bolsas, paquetes, mochilas, petacas, no, no. Solo lleven una sola maleta, con todos componentes que le dan sentido a nuestra vida:

Fe en nuestro Dios.

Compasión por todos los seres vivos del planeta.

Amor, amor, mucho amor hasta el día de nuestra muerte.

No olvidarse de los amigos y hacer, permanentemente un trabajo que nos guste.

Este equipaje nos alejará de la soledad, será útil en nuestra búsqueda de salud, vitalidad y nos animará en nuestros últimos años para descubrir los verdaderos secretos de la vida, los que conducen a vivir con lo más intenso y sublime de nosotros mismos.