Los propósitos de cada año

Por: Rosa Chávez Cárdenas

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La bienvenida al año nuevo es un evento festivo en todos los países del mundo. Las creencias son variadas, enfocadas para recibir prosperidad, paz y bendiciones. Comer y beber en abundancia, cada uno a sus posibilidades.

Las redes sociales se saturan de mensajes con deseos subjetivos; la mayoría quiere ser rico, feliz y la ilusión de una pareja.

En unos días volvemos a la realidad, las rutinas, las prisas y se olvida la euforia del año nuevo. Somos animales de costumbres, estamos condicionados a repetir lo mismo todos los días de manera que, es más difícil reaprender que aprender.

Para los que quieren iniciar el año cumpliendo objetivos, les comparto una forma de romper la “resistencia al cambio”. Tener metas personales cambia el panorama, define lo que quieren lograr. Las metas son objetivos que llevan a un fin. A partir del deseo planeas la ruta.

Por ejemplo, quieres hacer un viaje, lo primero es reunir el dinero, luego defines en qué y cómo vas a viajar. Si te vas de “mochilazo” como los jóvenes, estarás expuesto a lo que suceda: te vas de aventón, trabajas, pides limosna, lavas platos, en fin.

Vamos revisando los pasos para definir la meta que quieren lograr.

Has una lista de prioridades, bajar de peso, dejar de fumar, comprar un auto, terminar la tesis, pagar deudas, resolver un divorcio.

Paso dos: elige la más importante a corto plazo. La mayoría inicia con bajar de peso, buscan un gimnasio, ropa deportiva, de marca no quieren que los vean con ropa vieja y se inscriben en el gimnasio. Toda una inversión que pronto abandonan, les ganó la flojera, les queda lejos, pretextos no faltan.

No es indispensable pagar un gimnasio y el tarjetazo para la ropa de marca, lo primero es el compromiso. Si en verdad quieren estar en forma, lleva a la práctica la técnica de las 3D: deseo, disciplina y decisión. Camina, de inicio unos 30 minutos, luego aumentarás el tiempo, si es en un parque mejor, luego puedes trotar, no hay pretextos por el frío, si tienes escaleras en casa, y tu salud está en buenas condiciones, sube y baja. Si no te motivas, busca un programa en la televisión o en internet. Si tienes posibilidades ve con un nutriólogo, si no, ya sabes qué beber refrescos y panecitos empaquetados es pésimo para la salud. Cuando estés a punto de romper el plan, recuerda el objetivo que firmaste contigo mismo. Si la meta financiera es comprar un auto o una casa, has una lista de los gastos indispensables, los paisanos les llaman los billes, luego, revisa lo que quedará fuera mientras llegan al objetivo: no salir de viaje, no comprar ropa, ni salir a restaurantes, el celular nuevo tendrá que esperar.

Otro método es el SMART, (inteligente en inglés) Cada paso debe ser: Específico, Medible, Alcanzable, Relevante, y en Tiempo, poner fecha de inicio, a corto, mediano y largo plazo. Mientras llegan a la meta busca motivación. Cuando mi hijo se puso a dieta, sus hijos fueron su mejor motivador. Comprar un carro es una buena recompensa para el ego, pero si se van a endeudar con mensualidades elevadas, el estrés que genera va a ocasionarles muchos conflictos personales y familiares. Toma en cuenta el nivel de incertidumbre del país; te puedes quedar sin trabajo. Las metas tienen que ser alcanzables, medibles y que no generen otro problema. Para los que no quieren complicarse, agradece por lo que tienes, los amigos, la familia, el trabajo y las bellezas de la naturaleza. El gobierno entrante prometió cambios y lo está cumpliendo, los caprichos van a costar, incertidumbre y gran inflación. No queda de otra que trabajar, y que no se olvide que el clima está muy loco gracias a nuestra irresponsabilidad como especie.

www.rosachavez.com.mx

Facebook: Tratamiento Integral del dolor y Dra. Rosa Chávez