Fortalecer las redes sociales

Por: Rosa Chávez Cárdenas

El bienestar depende del entorno que nos rodea y de las personas con las que convivimos; los comportamientos buenos o malos son contagiosos. Las redes sociales tienen influencia en el estado de ánimo, pero, nada sustituye el contacto personal, la empatía entre mujeres libera hormona oxitocina, la que contrarresta el estrés, los vínculos sociales disminuyen el riesgo de enfermedades, reducen la tensión arterial, las afecciones cardíacas y los niveles de colesterol.

La revista National Geographic creó el concepto de Zonas Azules, las regiones donde las personas viven más que el promedio; son cuatro los sitios caracterizados por la longevidad de sus habitantes; donde están lúcidos y siguen activos, como: la Península de Nicoya, en la provincia costarricense de Guanacaste, Cerdeña, en Italia, Ikaria, en Grecia, Okinawa en Japón y Loma Linda en California, Estados Unidos.

Hace unos días se reunieron en el territorio Tico, unos 200 de los longevos habitantes y compartieron sus secretos. Uno de los factores principales son las amistades, estas, ejercen influencia positiva en sus hábitos de salud, además, el ejercicio, la alimentación y la buena actitud.

En Okinawa, Japón, el promedio de vida es de 90 años, entre los más alto en el mundo. Los padres les enseñan desde pequeños a formar una red social llamada Moai, un grupo de amigos que comparten: apoyo social, emocional, incluso financiero.

El grupo se beneficia, un ganar-ganar cuando tienen buena cosecha, se apoyan cuando tienen un enfermo en casa, se vuelven otra red familiar. Otro ejemplo son los menonitas en Chihuahua y los kibutz en Israel, familias que viven en una organización agrícola, económica, educativa autosustentable.

En Okinawa, se organizaron para cambiar sus hábitos alimenticios, redujeron la ingesta de sodio en su alimentación, los motivaron a realizar caminatas en grupo, en unos años mejoró su salud al grado de convertirse en los más longevos del mundo.

En Estados Unidos, están creando Moais en varias ciudades, el experimento está dando buenos resultados.

En México nos estamos haciendo viejos, hay muchos jubilados, se dedicaron a trabajar y no saben qué hacer con el tiempo libre, no tienen hábitos saludables, están enfermos, aburridos y no socializan.

En la Universidad de Guadalajara, por ejemplo, tienen varias actividades para sus jubilados, cultivan la socialización, salen de viaje. Es importante seguir activos para evitar que nos alcance el alemán, ese, al que todos le temen, el Alzheimer.

Bailar, además de empatía, es uno de los mejores ejercicios para estimular los dos hemisferios del cerebro, leer, escribir, para seguir cultivando la imaginación, no en solitario, compartir con amigos, en voz alta a los niños, cantar, escuchar música, incluso las relaciones afectivas, el amor no tiene edad.

Aléjense de personas tóxicas y hábitos de vida perjudiciales como: fumar, beber refrescos, alcohol en exceso, ingerir demasiados alimentos refinados con exceso de sal y azúcar. El vino tinto, es saludable y un tequila con los amigos, él te verde contiene antioxidantes. Recuerden cultivar la Topofilia, el amor al entorno que nos rodea. La mejor recomendación: que tu medicina sea su alimento y deja atrás lo que no te conduce hacia adelante.

www.rosachavez.com.mx