Viernes, 10 Noviembre 2017 14:46

Alberto Anaya, del PT es Paje del Peje

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Roberto Villarreal

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El presidente vitalicio del Partido del Trabajo, Alberto Anaya Gutiérrez con voz plañidera gimoteó que "me quiere quitar el registro", porque apoyo la candidatura a la Presidencia de México de don Manuel López Obrador.

Denunció que el Gobierno de la República y el Partido Revolucionario Institucional, han iniciado una persecución en contra suya y de sus dirigentes, con el malsano propósito de que las autoridades "congelen los recursos económicos del PT y con ello la pérdida del registro de su partido".

La campaña -de acuerdo con la denuncia de Beto Anaya, como le dicen sus incondicionales, se inició a partir de que entregó su partido al dueño del Movimiento de Regeneración Nacional, es decir a los brazos del Pejelagarto.

A partir de ese momento, se transformó en un ser inmaculado, limpio de todas las culpas y listo para recibir sus alas de querubín, de acuerdo con su edad.

Ahora, el líder nacional del Partido del Trabajo, está plenamente perdonado de todos “sus pecados”, puede usar todas las tribunas para denunciar que casi es perseguido político, todo por ser aliado del Peje.

Pero Anaya tiene una larga cola como delincuente, pero al ser aliado del Peje, está perdonado de los delitos cometidos durante su existencia delictiva.

Con los años que tiene al frente del PT, es el "político de izquierda" más acaudalado, con más de 250 millones de pesos de patrimonio, lo que revela que uno de los negocios más lucrativos que existen en nuestro país, y sin hacer inversión alguna, es tener la franquicia de un partido político nacional.

El titular de ese partido político nacional, recibe cada año y en cada jornada electoral, millonarias cifras de dinero, salido de las arcas federales, producto de nuestros impuestos.

Además, Anaya y corifeos pueden aumentar sus ganancias al alquilar las siglas de su partido y sus legisladores, al mejor postor, bajo la figura de "alianza".

Alberto Anaya Gutiérrez, está considerado como el "líder izquierdioso" que más se ha enriquecido en sus casi 30 años de encabezar el PT, debido a los generosos privilegios que detenta; por sus "dietas" como legislador.

El PT había perdido su registro, pero fue rescatado por el PRI, debido a que no tuvo el mínimo de votos exigido por las autoridades electorales.

Le inventaron el recurso de alcanzar el porcentaje mínimo en la elección especial en Aguascalientes.

Ahora, cambió de chaqueta y se entregó por completo al Movimiento de Regeneración Nacional, (Morena), propiedad del iluminado candidato presidencial por tercera vez, Andrés Manuel López Obrador.

Ambos personajes tienen algo en común: no pueden presumir de biografía "honesta y valiente".

Alberto Anaya Gutiérrez, era líder de un grupo conocido como "Frente Popular, Tierra y Libertad", que fundó en 1990; ese organismo fue base para la fundación del Partido del Trabajo, financiado por Raúl Salinas de Gortari, a fin de apoyar las actividades priistas y obtener inmunidad, dinero, fuero y poder.

Tierra y Libertad estuvo integrado por un grupo de vándalos que se dedicaron durante muchos años a la invasión de terrenos, en la zona urbana de la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

El solo evocar el nombre de ese grupo subversivo significaba violencia, extorsión y secuestros.

Anaya, uso el pretexto de la "reivindicación social para los pobres" y se dedicó a invadir los predios en las faldas del Cerro de la Silla, superficie que se pobló de chozas de las láminas de cartón y trozos de lona, ??actividad que fue el inicio de un envidiable patrimonio.

Durante varios años, las huestes de Anayita, fueron consideradas como sinónimo de violencia, vandalismo y de arbitrariedad.

Junto con su grupo fueron artífices de provocar motines, lesionar a quien se opusiera y de despojar de sus pertenencias a los adversarios.

Ante los frecuentes delitos que llevó a cabo, al frente de sus hordas "el líder" Alberto Anaya, fue aprehendido bajo diversos cargos,

Estuvo preso en el penal de Topo Chico, acusado de despojo, lesiones y daños en propiedad ajena.

Quedó en libertad, gracias a que fue indultado por el entonces gobernador del Estado, Alfonso Martínez Domínguez.

Hoy el presidente vitalicio del Partido del Trabajo es incondicional del Peje y no tiene intenciones de renunciar al cargo. Es mucho dinero por el alquiler de las siglas Partido del Trabajo. Acaba de ser reelegido por "unanimidad"

Ha sido señalado por la Unión Democrática Nacional, corriente disidente de ex petistas, de que posee una fortuna superior a los 250 millones de pesos, que ha acumulado desde la fundación de su Partido.

A pesar de todas las denuncias y señalamientos, Anaya Gutiérrez ha logrado mantener el control del PT; para conservar la fracción parlamentaria, aunque por ahora haya "prestado" a sus legisladores para incorporarlos a Morena.

No le interesa promover el crecimiento de su partido; está entregado a López Obrador, con quien conserva una abyecta sumisión; por instrucciones del Peje canceló las alianzas electorales con el PAN, PRD y Convergencia.

La existencia del Partido del Trabajo está asegurada, debido al "contrato de conveniencia" con AMLO, y que por las encuestas recientes colocan al tabasqueño en la cima de la popularidad, y desde luego, será el candidato presidencial por tercera ocasión.

Otra razón de no abandonar la dirigencia nacional petista es que en este 2017, recibirá del Instituto Nacional Electoral, 216 millones de pesos

Por ello, ofrece o alquila las siglas de su partido, a quien le dé suficientes los votos para conservar el registro, las prestaciones, las prerrogativas y el fuero.

Otra ganancia, al ser aliado del mesías tropical, el líder eterno del PT, quedó purificado, se le perdonaron sus anteriores delitos y como su patrón, es a partir de ya, honesto y valiente.

Visto 504 veces