Bienvenido El Papa de los Pobres

Por: Ricardo Monreal Ávila

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ricardomonreala

Descendiente de una familia de clase alta, de origen italiano pero asentada en Argentina, Jorge Mario Bergoglio nació en Buenos Aires en 1936. Fue el mayor de cinco hijos del matrimonio formado por Mario José Bergoglio (Contador, empleado en el ferrocarril), nacido en Portacomaro, provincia de Asti, quien tuvo que emigrar de Italia debido al avance del fascismo; y de Regina María Sívori (ama de casa), nacida en Buenos Aires, hija también de inmigrantes procedentes del Piamonte y Génova.

 

De sus hermanos, María Elena Bergoglio es la única todavía con vida. Durante su infancia estudió en el colegio salesiano Wilfrid Barón de los Santos Ángeles de la localidad de Ramos Mejía.

Tuvo una estrecha relación con sus abuelos, especialmente con su abuela Rosa Vasallo. El propio Papa Francisco ha comentado que ha sido “la mujer que mayor influencia” en su vida. Posteriormente estudió en la escuela secundaria industrial Hipólito Yrigoyen, en la que se graduó como técnico químico, tras lo cual estuvo trabajando en el laboratorio Hickethier-Bachmann, realizando análisis bromatológicos destinados a controlar la higiene de productos alimenticios.

Ya en esa época sentía una fuerte vocación religiosa. En su juventud, una enfermedad hizo que fuese sometido a una operación quirúrgica en la que le fue extirpada una porción de pulmón. A pesar de ello, según los médicos, el tejido que le falta a su pulmón no tiene impacto significativo en su salud. La única preocupación sería una disminución en la reserva de la respiración si llegara a padecer una infección respiratoria.

A los 21 años, en 1957 decidió convertirse en sacerdote. Ingresó en el Seminario del barrio Villa Devoto y entró en el noviciado de la Compañía de Jesús. Después de dos años de noviciado, culminó sus estudios en el juniorado Jesuita de Santiago de Chile, ubicado en la casa de retiro de San Alberto Hurtado, donde ingresó al curso de Ciencias Clásicas y profundizó sus estudios de historia, literatura, latín y griego. De 1964 a 1966 fue profesor de Literatura y Psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y en el Colegio del Salvador de Buenos Aires.

En 1966 Jorge Bergoglio y varios jesuitas de la Universidad del Salvador eran directores espirituales de los jóvenes integrantes católicos que ingresaron a la agrupación juvenil peronista Guardia de Hierro después de la Noche de los Bastones Largos.

Guardia de Hierro era una organización de trabajo barrial que se disolvió formalmente en 1974. Entre 1967 y 1970 cursó estudios de teología en la Facultad de Teología del Colegio Máximo de San José, en San Miguel. Allí recibió las enseñanzas que marcarían su pensamiento y su conducta austera personal de parte del teólogo jesuita Juan Carlos Scannone, fundador de la Filosofía de la liberación y dela Teología del pueblo (corriente autónoma argentina de la Teología de la Liberación), que influirán profundamente en su pensamiento.

Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969, a los casi 33 años de edad. Como Arzobispo y Cardenal, Bergoglio fue conocido por su humildad, conservadurismo doctrinal y su compromiso con la justicia social.

Optó por promover el diálogo y acercarse a los distintos colectivos sociales, fuesen o no católicos; así como por reforzar la tarea pastoral en las parroquias, aumentando la presencia de sacerdotes en las villas (barrios marginales). Esto hizo que fuese conocido como “el Obispo de los pobres”.

Su estilo austero de vida está inspirado en San Francisco de Asís (en su honor adoptó el nombre de Francisco) y lo ha mantenido a lo largo de su Papado, como lo demuestra la vida humilde, sencilla, sin lujos, alejado del oropel y el glamur de la jerarquía eclesiástica.

El sociólogo Fortunato Mallimaci indicó que «tuvo mucha presencia en actos contra la trata de personas, en favor de las víctimas de accidentes de tránsito o de las tragedias de la discoteca Cromañón (2004) y de la estación ferroviaria de Once (2012).

Presidió misas con prostitutas, visitó las cárceles y dio libertad para que actuaran los sectores progresistas de la Iglesia. Un estilo de vida sencillo ha contribuido a la reputación de su humildad: vivía en un apartamento pequeño en vez de la residencia palaciega episcopal, renunció a su limusina y a su chofer en favor del transporte público, y cocinaba su propia comida.

Disfrutaba de la ópera, el tango, y el fútbol; es hincha y socio activo simple del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Es también un apasionado lector de Fiódor Dostoyevski y Jorge Luis Borges, además de autores clásicos.

Bergoglio, antes de ser elegido Papa, presentó su renuncia como Arzobispo al cumplir los 75 años, de acuerdo al Derecho Canónico. Tenía previsto jubilarse una vez fuese nombrado su sucesor y retirarse a un hogar para los sacerdotes mayores o enfermos, donde ya tenía reservada una habitación, para después llevar una vida de oración y de dirección espiritual, alejada del gobierno eclesiástico.

Esos eran sus planes, hasta que la renuncia voluntaria del Papa Benedicto XVI le cambió radicalmente su destino, para ser electo el Papa 266 de la Iglesia Católica.

Desde León XIII y Juan XXIII, las Encíclicas Papales no habían puesto el énfasis en la situación social del mundo como lo hacen las dos signadas por el Papa Francisco en apenas tres años de su pontificado: La Luz de la Fe y Alabado Seas, donde se formulan severos juicios al orden económico y social dominado por el capitalismo contemporáneo, al que denuncia por su afán de riqueza desmedida, el individualismo posesivo, el lucro y el hedonismo que están generando corrupción, violencia, pobreza, inseguridad, y desintegración social. El Papa de los Pobres llega a México para hablar de los problemas queaquejan a su feligresía, que son los mismos que el resto de los mexicanos: corrupción, inseguridad, desapariciones, explotación de migrantes, pobreza y violencia. No hablará con los padres de los estudiantes de Ayotzinapa ni con las víctimas de la pederastia clerical, lo que hubiese hecho brillar aún más su visita. Pero que dejará huella y una esperanza de cambio verdadero en la conciencia nacional, de eso no hay la menor duda.

(Los datos biográficos fueron tomados de wikipedia.org)