Simbad

Por: Octavio Raziel

La vida como es….

De Las mil y una noches:

Se cuenta que en un lugar de Levante era costumbre enviar a una gran poza a la persona que moría con sus alhajas, además de su cónyuge vivo al que le daban alimentos para sólo siete días.

Cuando murió la esposa de Simbad, lo enviaron al pozo, que inteligentemente administró lo mejor posible la comida y el agua.

Luego llegó un difunto, acompañado de su esposa, aún viva, tomó un maxilar y como Caín dio cuenta de la viuda y se quedó con los alimentos y las joyas.

Así pasaron varios meses. Mientras, buscó una salida, que finalmente encontró y que daba al mar.

Sacó las riquezas de varios muertos y esperó a ser recogido por un barco.

Cuando atracó un navío cerca de esa playa se apersonó y se convirtió en uno de los marinos más ricos de su tiempo.

Tan tán.

¿Qué tiene que ver el cuento con la Navidad?

Nada, pero se me antojó utilizar mi tiempo en ello.