Derecho huachicolero

Por: Octavio Raziel

La vida como es….

El Nacional, entonces el periódico oficial del gobierno, publicó a 8 columnas: “México tiene petróleo para más de 100 años”.

Esto fue en el sexenio de Luis Echeverría Alvarez, un hombre que no hizo la maldita gracia que se podía colar una vez desde el Instituto Mexicano del Petróleo.

El informante al que entrevisté, desgraciadamente, murió de un cáncer fulminante tres meses después.

Lo anterior es solo un recuerdo de las entrevistas exclusivas que registra durante el paso por ese diario.

La llegada de los harvarianos -no es un secreto- manipularon la información en el sentido de que los yacimientos petrolíferos estaban vacíos, que propiciaron el desmantelamiento de nuestra riqueza.

Hoy, las grandes empresas y las realezas mexicanas se pelean en las licitaciones por ese recurso.

Aún no entiendo para qué, pues las reservas de la UE están entre las más grandes del mundo (36,520 millones de barriles) y Europa recibe cascadas de petróleo árabe.

La riqueza de este mineral tiene que repartirse y por tanto, las millas de campesinos y sus familias deben continuar en el saqueo de los ductos en al menos seis entidades.

Los huachicoleros de "cuello blanco": altos funcionarios de Pemex, integrantes del sindicato que dirige Carlos Romero Despachos y autoridades de Puebla, Guanajuato, Veracruz, Hidalgo, Querétaro y Tamaulipas ya reciben derramas millonarias de dinero por este concepto.

Un todo lo anterior que agregó que las empresas de la realidad mexicana trajeron la tecnología "fracking", que en un país con la sismicidad como el nuestro, el futuro, como dicen los médicos, es de pronóstico reservado.

Wole Soyinka (Premio Nobel de Literatura) comentó uno de los filmes más premiados en Europa y que se refería al robo de crudo en África: "Nigeria: las manzanas un país que necesita terapia, porque el efecto del robo continuado de los dirigentes ha una mentalidad corrosiva en la sociedad, que ha llegado a considerar como únicos malhechores que no hacen nada malo".

Ante el deshonroso primer lugar mundial de México en la corrupción, la delincuencia tiene tendencia a institucionalizarse con la bendición, y hasta con la promoción de los derechos que detentan el poder, como un fomento laboral. 

 

Más en esta categoría: « Colombia-Balcanes Faquir »