Huevos

Por: Octavio Raziel

La vida como es…

Hoy 14 de octubre se celebra el “Día internacional del huevo”..

Pienso y repienso en un tema tan difícil como este.

Aunque mamífero, el hombre nace de un huevo. Esto es, de a huevo. Partiendo de este principio debemos de reconocer que los huevos forman parte de nuestra vida, es más, qué difícil, por lo menos para los varones, sería vivir sin ellos.

Está el huevo que le mostró Colón a Isabel para allegarse fondos y demostrar que la Tierra no era cuadrada, era redonda; que tampoco lo fue, sino ovoide, esto es, en forma de huevo.

La producción de huevo en México supera a muchos países industrializados y su consumo per cápita es el más alto del mundo: “A huevo, no hay pa’más” dice el pueblo. Bachoco, con sus geniales anuncios arranca sonrisas a los mexicanos mientras desde el auto ven pasar a las zetas, michoacanos, templarios y otras alimañas. Japón, España y Francia son tres de los mayores consumidores de este producto y tienen los menores índices de mortalidad cardiovascular entre todos los países industrializados del mundo. Nuevamente… ¡A huevo!

Se ha comprobado científicamente que comer huevos –fritos, revueltos, a la mexicana, rancheros, tibios, en hilo, duros, en chilaquiles, pasados por agua, tiramisú, rellenos, en flan, Magdalenas sin yema, cintas de huevo, con trufas, soufflé, sobre el arroz, motuleños, divorciados, Uff, y en otras formas—no daña a la salud. La yema es rica en proteínas y vitaminas y su consumo no incide en el aumento del colesterol en el torrente sanguíneo humano.

Diversos pueblos (chinos, egipcios, hindúes, persas, galos, romanos, griegos) han considerado el huevo como símbolo universal de la vida. Originalmente estaba relacionado con el renacimiento primaveral, sólo que ahora se pasó al otoño. En el Ajusco hay una granja avícola que se llama “El huevo y ½.”, pues su dueño dice que crearla le costó uno y la mitad del otro.

Los “huevo cartoon” hicieron época con “Una película de huevos”; también hubo un comic titulado “dolordehuevos.com”. Los huevos con confeti o harina han sido tradicionales en fiestas, desfiles y bodas. En los países anglosajones es tradicional la búsqueda de los huevos de Pascua. El Séder judío recuerda la salida de ese pueblo del cautiverio egipcio y para los cristianos significa la resurrección de Jesús.

A las mujeres se les enseña, en defensa personal, que el lugar más vulnerable de los varones, en caso de ser agredidas, son los huevos (testículos, aclararía Sor Presa).

Estos ovoides –como el balón del futbol americano donde los jugadores tienen que echarle huevos al asunto- son de variados colores: blancos, los negros en la comida china, verdes en una granja que visito en Jiutepec, Morelos; rojos de Oaxaca; los hay también amarillos. Había también de oro, pero mataron a la gallina y hasta ahí llegó la producción.

Conocidas son las frases de “me tienes hasta los huevos”, “cuesta un huevo”, “me tiene agarrado de los huevos”, “eres un huevón o échale huevos2.

Pensaba dedicar este día a la hueva, pero surgió esta celebración y ni modo, tuve que echarle huevos a la imaginación.

Más en esta categoría: « El inicio Divide y … »