Ingratitud

-Padre e hijos se enfrentan en tribunal

-Hija mantiene encarcelado a su padre

-Tristes dramas familiares al cierre de 2018

Por Mario Díaz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PALACIO desde Matamoros, Tam.

UN par de dramas familiares abordaremos en la última entrega de 2018 que, al margen de resolutivos jurídicos, inevitablemente están asociados a la ingratitud de los hijos. Un abogado hidalguense y un experimentado periodista capitalino enfrentan en tribunales a sus respectivos vástagos.

En efecto, el profesionista del derecho SAÚL URIBE AHÚJA mantiene un litigio judicial con seis de sus ocho hijos, quienes pretenden quitarle un predio rural de 163 hectáreas localizado en el municipio de Apan, Hidalgo, mediante una presunta escritura de donación que, asegura, nunca firmó. De acuerdo al abogado URIBE AHÚJA su padre le heredó en 1950 la hacienda San Francisco de Ocotepec que a principios del siglo XIX perteneció a Leona Vicario y hoy está catalogada como monumento histórico nacional

Mientras los encargados de la procuración de justicia llevan a cabo las diligencias respectivas, un padre de familia y seis de sus hijos se encuentran enfrascados en un triste y largo drama familiar, en donde un bien inmueble se convirtió en la manzana de la discordia. Quiérase o no, la ingratitud es un término imposible de deslindar en ese lío judicial.

Sin embargo, resulta por demás extraño que el sistema de justicia mexicano a través de pruebas periciales no pueda emitir un veredicto a partir de la comprobación legal o apócrifa de la firma del supuesto cedente. En pleno siglo XXI y con los adelantos tecnológicos de la época es difícil explicar por qué el brazo de la justicia no ha emitido la sentencia respectiva que dirima el litigio jurídico-familiar.

Otro caso similar en lo que a ingratitud se refiere a          tañe al periodista JUAN MANUEL RENTERIA ESTRADA de 74 años de edad y quien enfrenta un problema de poliomielitis desde su niñez. El trabajador de la información fue detenido el pasado 21 de diciembre y encarcelado en el Reclusorio Norte de la ciudad de México.

RENTERIA ESTRADA es acusado por su hija menor LOURDES MARLENE RENTERIA OVANDO de administración fraudulenta. El Juzgado número 35 en materia penal a cargo de la licenciada LETICIA CONCEPCIÓN CASTILLO GONZÁLEZ giró la orden de aprehensión respectiva.

De acuerdo a la causa penal, el origen del problema jurídico se remite al hecho de que en un momento dado JUAN MANUEL decidió poner a nombre de su hija LOURDES MARLENE un bien inmueble, para que tuviera un lugar en donde vivir en caso de que él llegara a faltar. Al margen de otros argumentos jurídicos que motivaron la expedición de la orden de arresto y encarcelación del periodista capitalino, quien por muchos años cubriera la fuente del Congreso de la Unión en el noticiario 24 Horas que dirigía Jacobo Zabludovsky, lo cierto es que, de nueva cuenta, la ingratitud juega un papel importante en ese triste drama familiar.

ANA CRISTINA PELAEZ, NORMA MERAZ DOMINGUEZ y LOURDES ÁLVAREZ GRANADOS, excompañeras de trabajo en ese programa informativo, a través de las redes sociales están convocando a la unidad y solidaridad gremial, dadas las condiciones físicas y deplorable estado de salud de quien permanece encarcelado por denuncia interpuesta por su propia hija.

Resulta incongruente que responsables de otros delitos dolosos y considerados como graves enfrenten en libertad sus procesos penales a través del beneficio de la reclusión domiciliaria o el brazalete electrónico, por ejemplo, mientras un discapacitado de edad avanzada lo haga desde una fría celda de reclusorio. Independientemente del proceder del brazo de la justicia, lo cierto es que una hija mantiene encarcelado a su padre.

En ambos casos, ¿alguna vez los hijos involucrados habrán escuchado eso de las leyes del karma?

P.D.- Amigos y amigas, que en 2019 los atropelle la dicha y los haga mil pedazos la felicidad, o si lo prefieren, les extiendo un cheque en blanco para que lo cambien en el Banco de la Dicha y la Felicidad.

Y hasta la próxima.