Diputados y ex Alcaldes… en la mira

-Soto y Escobar buscarán diputaciones

-“Aduanita” y mochilas les pesarán

-Dos diputados “bien domaditos”

Por Mario Díaz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PALACIO desde Matamoros, Tam.

CON todo y la violencia que prevalece en algunos municipios tamaulipecos (Nuevo Laredo, Reynosa y Victoria, principalmente), el PAN-gobierno se prepara para enfrentar a la Cuarta Transformación en la elección local del año próximo. El actual grupo en el poder sabe, bien que sabe, que tiene que mantener el control del Congreso Local, cueste lo que cueste.

Por tal motivo, comienzan a desplegar banderas-entre otros-dos personajes muy cercanos al gobernador FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA que tienen la consigna de integrar la próxima legislatura tamaulipeca. El subsecretario de Ingresos, ARTURO SOTO ALEMÁN, y HÉCTOR ESCOBAR SALAZAR, secretario de Educación en Tamaulipas, preparan aperos para lanzarse a la contienda política por sendos distritos electorales en ciudad Victoria y Matamoros, respectivamente.

Sin embargo, a pesar del apoyo de quien manda políticamente en la esquina noreste mexicana, ambos tendrán que trabajar horas extras para sortear una serie de obstáculos que han surgido como consecuencia de su actuación en los cargos públicos que desempeñan desde el inicio del actual régimen estatal.

SOTO ALEMÁN y ESCOBAR SALAZAR han ocupado generosos espacios mediáticos negativos que, incluso, motivaron versiones especulativas que los ubicaban fuera del gabinete cabecista.

El actual subsecretario de Ingresos es acusado de mantener un retén aduanero en el punto conocido como la Y griega, en un tramo de la carretera federal Matamoros-Victoria, bajo el pretexto de un programa de colaboración entre el gobierno estatal y el Servicio de Administración Tributaria (SAT). También enfrenta serio señalamiento, por parte de la Federación de Cámaras de Comercio en Tamaulipas, asociado a un cobro ilegal de un millón y medio de pesos por estampar su firma en el oficio de anuencia para el funcionamiento de casinos.

Quien funge como secretario de Educación en Tamaulipas ha sido blanco de críticas por la emisión de cheques sin fondos a los profesores, entrega de mochilas caras y de pésima calidad a estudiantes y, además, la inconformidad de los mentores derivado de incumplimiento en los contratos laborales. A pesar de que se le ubicaba como un “apóstol renunciado” luego del segundo informe del gobernador GARCÍA CABEZA DE VACA, la realidad es que el también próspero empresario educativo en Matamoros se prepara para participar como candidato del PAN a una diputación local.

Pero la efervescencia política no tan solo envuelve a quienes aspiran a una curul y quien finalmente “palomeará” a los agraciados. Al menos dos diputados y dos exalcaldes habrán de mantenerse a distancia en la contienda electoral que se avecina, o bien sujetarse a las reglas del juego del primer panista en la entidad.

RAMIRO SALAZAR RODRIGUEZ y MARIA GUADALUPE BIASI, legisladores por la vía plurinominal del Partido Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, respectivamente, tendrán que conducirse con pies de plomo. Mientras SALAZAR RODRIGUEZ trata por todos los medios que no se enjuicie a su hija LETICIA por presuntos desvíos en la cuenta pública durante su paso por la alcaldía matamorense, la diputada LUPITA BIASI pretende al perdón estatal para su hijo LUIS ALFREDO, quien se encuentra recluido en una celda del penal de Tamatán, en la capital tamaulipeca.

Asimismo, el exalcalde Nuevo Laredo, CARLOS ENRIQUE CANTUROSAS VILLARREAL, deberá de abstenerse de dar la contra política al PAN-gobierno en el proceso eleccionario de 2019. La Auditoría Superior del Congreso del Estado le ha detectado inconsistencias por 900 millones de pesos durante su trienio. Por su parte, LETICIA SALAZAR enfrenta una investigación similar, aunque sus gastos no comprobables para la auditoría estatal, son de alrededor de mil 300 millones de pesos.

En Tamaulipas….así las cosas.

Y hasta la próxima.