Morena, por más Congresos locales

-El PRI desahuciado para 2019

-Se confía el PAN tamaulipeco

-Presupuesto y cuentas públicas

Por Mario Díaz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PALACIO desde Matamoros, Tam.

LA mayoría con que cuenta en ambas Cámaras del Congreso de la Unión, más diecinueve Congresos locales permitirán cambios en nuestra Carta Magna para lograr la Cuarta Transformación que pretende el presidente electo ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Sin embargo, las elecciones locales de 2019 también son importantes para dar continuidad a una nueva etapa, posterior a la Independencia, la Reforma y la Revolución. La geografía política mexicana, luego de la elección presidencial de julio pasado, ubica a Movimiento de Regeneración Nacional, al Partido Acción Nacional y al Revolucionario Institucional, en ese orden, como las alternativas para la democracia azteca.

Ante la nueva competencia eleccionaria que se avecina, en las entidades en donde se habrán de renovar los poderes locales, prácticamente comienzan a  notarse los primeros movimientos del ajedrez político. No es necesario subrayar que los gobiernos opositores a Morena intentarán por todos los medios posibles retener la mayoría en sus respectivos congresos locales.

En Tamaulipas, con sello panista a raíz de la primera alternancia partidista, estará en juego el control parlamentario en el cotejo electoral del año próximo. Los vientos del cambio acabaron con la hegemonía tricolor en ese Poder estatal que ahora es dominado, con mayoría absoluta, por la causa albiceleste.

La cúpula del PAN confía en retener el control legislativo, tomando en cuenta que se alzaron con la victoria en la mayor parte de los municipios, solo cediendo ciudad Madero y Matamoros al Movimiento de Regeneración Nacional. Haber perdido las dos senadurías de mayoría y ganar solo tres de nueve diputaciones federales no parece importarle mucho al nuevo grupo político en la esquina noreste del país.

Asimismo, al PAN tamaulipeco le alienta que en la elección local de 2019 no aparecerá el nombre de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR en las boletas electorales y que, por consiguiente, ya no se repetirá la ola lopezobradorista. Para los mandatarios estatales opositores a Morena será complicado gobernar con un Congreso Local en donde ya no tengan mayoría parlamentaria y, además, por la intervención directa de los llamados delegados o coordinadores que enviará LÓPEZ OBRADOR a cada entidad federativa, a partir del primero de diciembre.

Un eventual triunfo mayoritario de Morena en la elección de diputados locales en Tamaulipas, por ejemplo, traería como consecuencia el análisis con lupa del presupuesto de los siguientes tres años y, también, la revisión de las cuentas públicas de alcaldías y gubernatura. No obstante, para buena fortuna del panismo y gobierno cuerudo, en el tablero nacional electoral Tamaulipas está considerado como una carta de cambio, por lo que una negociación de altura podría darle oportunidad a los vientos del cambio.

En lo que no existe la más mínima duda es que en la competencia electoral que se avecina se la disputarán solo dos rivales: El PAN y Morena. El PRI, como es del dominio público, ocupa el tercer lugar en la preferencia electoral y se antoja más que difícil que logre repuntar en 2019.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.