Ahora sí….sigue la izquierda

-Euforia sin Selección

-Primero de julio…..¿parteaguas?

-Tatuajes y excesos etílicos

Por Mario Díaz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PALACIO….desde Matamoros, Tam.

COMO consecuencia de la contundente e histórica victoria electoral de ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, continúa la euforia ciudadana, a casi una semana de celebrada la jornada comicial. Todo hace indicar que ni la eliminación de la Selección Mexicana de Futbol del Mundial Rusia 2018 ha opacado el entusiasmo de los votantes y no votantes a lo largo y ancho del país.

El reconocimiento inmediato de sus contrincantes políticos, la entrevista en el Palacio Nacional con el Presidente de la República, la reunión con el Consejo Coordinador Empresarial y el marco de relativa calma que envolvió el proceso eleccionario han sido factores que permiten otear un nuevo horizonte a lo largo y ancho de la geografía azteca.

Ahora sí, a partir del primer de diciembre y a medida que transcurra el sexenio, los ciudadanos mexicanos estarán en condiciones de calificar al nuevo gobierno en su segunda alternancia.

Actualmente, desde una perspectiva que pretende ser objetiva, solo el centro y la derecha mexicanos pueden ser sometidas al escrutinio de los electores.

Los 70 años de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional, truncados por par de sexenios durante la primera alternancia encabezada por Acción Nacional, y el regreso tricolor por un período más, formaron un coctel político que provocó el hartazgo ciudadano. Toca turno a la izquierda encabezada por ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR someterse a la evaluación de los mexicanos.

El presidente virtual de la Nación está obligado a dar cumplimiento a sus promesas de campaña para rescatar la confianza de la sociedad hacia sus representantes gubernamentales e instituciones. El combate a la corrupción e impunidad que se dice fácil, será, sin duda, la piedra angular del sexenio morenista. Cierto, difícil, más no imposible.

No obstante, resultaría temerario tan solo pensar que la problemática nacional será resuelta en los próximos seis años. En contraparte, no es aventurado predecir que el primero de julio del año en curso se convertirá en un parteaguas en la vida política de México. No porque LOPEZ OBRADOR sea El Mesías esperado, sino porque simple y sencillamente los electores, con su voto masivo, ya no están dispuestos a tolerar gobiernos corruptos que no se miden en el saqueo de las arcas públicas y los recursos naturales.

Respecto a los “prietitos” en el arroz en el pasado proceso eleccionario, justo es mencionar las supuestas o reales irregularidades, principalmente, en Puebla y Tamaulipas. En la entidad que gobierna ANTONIO GALI FAYAD simpatizantes morenistas “reventaron” un supuesto o real “laboratorio político” en favor de la candidata panista. En tierras cuerudas “Juntos Haremos Historia” impugnó cuatro distritos electorales, más la elección senatorial. Afirman, por ejemplo, que en el VI con cabecera en ciudad Mante los votos en las urnas superaron en varios miles al padrón electoral.

También San Luis Potosí, la tierra de las tunas, cobró notoriedad por la imagen poco ortodoxa a un cargo de esa naturaleza de un virtual diputado. En Baja California, los excesos etílicos y de comportamiento de una virtual senadora corrieron como reguero de pólvora en las redes sociales. Su disculpa pública, al parecer, no fue suficiente para corregir el entuerto.

Sobra decir que ambos casos no abonan en nada el cambio prometido por ANDRES MANUEL. Sin embargo, a decir verdad, nada que no haya ocurrido en otras legislaturas del Congreso de la Unión.

Aunque, claro, claro, claro….no se trata de “consuelo de muchos”.

Y hasta la próxima.