PAN en la lona

Por: José García Sánchez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Postigo

El Partido Acción Nacional no se ha dado cuenta que está herido de gravedad, pero quiere salir al cuadrilátero político como si tuviera las fuerzas suficientes como para pelear.

La ingenuidad suele estar basada en la falta de información, pero no siempre, sucede así. Hay ingenuidades que sólo aparentan serlo para engañar o simplemente desvirtuar la verdad.

El rumor de que la aparición de un nuevo billete de 500 pesos es señal de devaluación y crisis económica, resulta por demás un disparate que tiene como objetivo engañar a los desinformados que, respecto al tema, son muchos.

La aparición de dicho billete planeó desde finales de 2016, la fecha que aparece en esos billetes es de 2017, meses antes de que ocurrieran las elecciones. Basta verlos con cuidado, por simple curiosidad. No es, de ninguna manera, anuncio de una crisis económica que todavía quieren asociar con problemas de países como Venezuela los mal intencionados que aprovechan la falta de información de algo que siempre fueron precursores para seguir desacreditando lo que no pueden evitar, es decir: un verdadero cambio.

La guerra sucia continúa y se intensifica y a algunos no les interesa aparecer como ingenuos o algo más, con tal de seguir creando distractores y tergiversación de una realidad que no tiene mucho que buscarse detrás de los discursos y los hechos actuales.

Así sucede con un gris personaje del neopanismo, Marcelo Torres, quien responsabiliza a Morena y al PRI de planear una crisis económica en los próximos años, “porque la mejor manera de manipular a la gente es la pobreza”.

El manual de ciencia política en el que se basa tiene más de 100 años, aunque, hay que reconocerlo, hay universidades privadas que siguen estudiando a esos autores, pero el coahuilense es abogado y juega a ser politólogo, desde luego hombre cercano a Ricardo Anaya. Dejará de ser dirigente nacional del PAN en unos días, pero quiere aprovechar el puesto para echar a andar un protagonismo que no volverá a tener.

Marcelo Torres Cofiño, con un discurso muy parecido al del roquero mexiquense Juan Zepeda Hernández, del PRD, asegura que Morena y PRI son amigos y que se pusieron de acuerdo para incrementar hasta en un 18 por ciento los precios de los productos básicos.

En su manual elemental de economía desconoce las causas de los aumentos de esos precios, que si bien sí pueden elevarse artificialmente, no pueden depender del deseo de dos partidos políticos. Uno de ellos en el poder todavía.

La necesidad de reflectores y la inercia que todavía tiene la guerra sucia, sigue practicándose muchas veces por rencor, otras para intentar desestabilizar un proyecto que todavía no se conoce con  precisión y que algunos dan como hecho consumado en una alteración de su percepción que debe ser personal y la quieren a hacer social, común o generalizada sin razón.

La aparición del billete de 500 pesos es para algunos un síntoma de descomposición de la economía mexicana. Ha habido cambio de billetes en el país desde hace mucho tiempo, y fue con el priísta Carlos Salinas de Gortari, cuyos antecesores habían sido priístas también en su totalidad.

Nadie entonces pensó en una crisis económica, a pesar de que fue durante su gestión que se restaron tres ceros a los billetes. Los panistas callaron.

Ahora que el billete de 500 aparece, quieren crear una expectativa de peligro de crisis financiera como parte de una guerra contra el gobierno por llegar. El PAN todavía no cobra conciencia de la dimensión de su derrota electoral. Cuenta con 23 senadores, de 128; y 107 diputados de 500.

Las pugnas internas de ese partido no tienen precedente y la división y el individualismo se presentan como su principal problema en las próximas semanas. Sea quien sea el que surja como líder nacional de ese partido su primera tarea será cohesionar las fuerzas internas, curar heridas, cerrar cicatrices, conflictos a los que no se le ve rápida solución.

Pero quieren ver hacia afuera en momentos en los que su miopía interna se agudiza.