Los banqueros también votan

Por: José García Sánchez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Postigo

Los banqueros han conformado la vanguardia ideológica de los empresarios, ubicados tradicionalmente en la derecha de las políticas del país.

Esta vez han abierto sus propuestas a un abanico más amplio de trabajo, porque saben que cualquiera que gane las elecciones no cambiará sustancialmente su práctica habitual.

Saben que si dan confianza tendrán confianza a quien quiera que gane las elecciones. No se trata de una pelea entre peligrosos y bendecidos. O entre depredadores y continuadores. Algo que pareciera no han entendido muchos sectores de la población es que en las elecciones se gana y se pierde. No se puede ganar siempre ni se puede perder siempre.

Esto lo sabemos todos, pero el temor de que gane quien no quieren que gane coloca a los contrincantes como enemigo de lo bueno, como un peligro a las instituciones (¿cuáles?), como un tentado a la estabilización económica (¿cuál?) y un atentado a la moral (¿cuál?)

Los banqueros que saben lo que puede pasar, que no se confían a la primera de las promesas ni se dejan engañar con programas poco sólidos, han afirmado que para el sector no es importante el color del gobierno que llegue a la Presidencia de México o si es de izquierda o derecha, sino que lo esencial es que pueda dar estabilidad y crecimiento económico para el desarrollo de las familias y las empresas mexicanas.

Los banqueros cuando no ganan mucho dicen que perdieron. Acostumbrados a ser el eje del agiotismo formal, cifran sus expectativas de crecimiento en quien triunfe porque saben que no hay peligro, como quieren anunciar quienes dicen que no saben.

Pero esta vez no sólo hablo de los intereses del sector como se denominan, sino que fueron más allá pensando que puede llegar un partido que se preocupe por tener una visión más social de la economía y, así lo dijo el presidente de la Asociación de Bancos de México, Marcos Martínez: "Queremos ver en que nos podemos comprometer, vamos a tomar el compromiso de acompañar al país en su crecimiento, el que la Banca no sea un obstáculo sino un catalizador para que le gobierno que sea pueda alcanzar sus metas y de que las familias y empresas puedan verse beneficiadas de nuestra labor".

La influencia política de los banqueros en el resto del empresariado es muy importante en México. Hace unos días el Secretario de la Defensa dijo más o menos lo mismo, que las Fuerzas Armadas estarán con quien gane las elecciones, importante declaración sin duda.

Hay diferencias notables en ambas declaraciones, porque las Fuerzas Armadas tienen la obligación de estar donde el voto de la población dicte; sin embargo, los banqueros suelen convertirse en una piedra en el zapato para los regímenes cuyas propuestas son contrarias al desarrollo de los Bancos.

Pero la declaración similar de los banqueros es todavía más significativa en lo que se refiere a la influencia de un sector de la población reacio a los cambios, más aun cambio de partido y sobre todo, de formas de ver la realidad y de aplicar soluciones.

Con estas palabras de Marcos Martínez, se confirma que gane quien gane no hay peligro para México, que estén tranquilos los ingenuos que no se informan lo suficiente, pero que se preocupen quienes creen todavía que podrían ganar una elección cuando sus actos de gobierno los arroja a un tercer lugar en las encuestas.