¿Dónde está el candidato?

Por: José García Sánchez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Postigo

El objetivo del surgimiento de los candidatos independientes, con el aval del INE era restarle votos a Morena en la candidatura hacia la Presidencia de la República, de tal manera que el PRI pudiera acercarse tanto como para colocar un fraude del uno o dos por ciento de votación. La distancia entre los dos es cada día más grande, como canción popular.

Ahora los votantes ante  la pérdida progresiva de empuje del candidato del PRI a la presidencia de la República, no sólo hace más complejo el fraude, porque no puede pasar del tercer lugar, casi el cuarto, al primer lugar, por genial que sea el fraude, sino que se verá afectado por los votantes que preferirán a un independiente que a Meade.

Es decir, los independientes se verán fortalecidos por los votos que originalmente estaban destinados al tricolor.

Poco favor para el PRI un líder nacional como el que tienen, y flaco favor le hace su compañero Mikel Arriola, toda la campaña recae sobre lo que pueda hacer Meade que parece no es mucho. Está solo, y tiene tanta necesidad de apoyo que en su unción como candidato tuvo que estar presente Miguel Ángel Osorio Chong, quien siempre le ha hecho sombra en los últimos meses.

En su protesta el PRI parece intentar quitarle simpatías al candidato al colocar cerca de él a Luis Videgaray, y otros oscuros personajes que no sólo le restan imagen sino que le hacen daño; sin embargo, la estrategia del PRI parece estar diseñada para la derrota electoral. De otra manera pudo haber surgido otro candidato, pero obedientes, como son, de las sugerencias del norte, eligieron a una piedra como candidato.

La toma de protesta de Meade no pudo llenar el Foro Sol a pesar del evidente acarreo, espacio que llena cualquier cantante de mediana calidad. Aunque el PRI calcula que llegaron 25 mil personas, lo cierto es que había grandes espacios vacíos, el aforo total del lugar es de esa cantidad, de tal suerte que no habría huecos en las fotos en caso de que llegara esa cantidad de personas.

El equipo de campaña de Meade, encabezado por el sargento Nuño, no tiene idea de lo que hace, aleja, incluso despóticamente a quienes pueden apoyarlo y atrae, con emoción y entusiasmo a quienes los efebos egresados del Tec deciden incorporar. Ni medios que no sean de su agrado ni personajes que puedan asesorarlos, con conocimiento y/o experiencia, simplemente la razón que habitualmente poseen los egresados del Tec, quienes creen saberlo todo y en realidad nada saben.

El PRI debe hacer milagros para ganar con ese candidato y los votantes ven a un candidato que todavía no define posturas. Hasta el momento no se sabe si se deslinda del PRI, o sólo de su cúpula, o si adopta a ésta como propia o si reniega de los hombres del poder que le dieron vida o simplemente los toma como marco de referencia a la hora de hablar de corrupción.

El PRI desgasta a Ricardo Anaya no para derribarlo de la batalla electoral sino para que el PAN pase a tercer lugar, y así pelear desde el segundo puesto, la posibilidad de imponerse a través de un fraude electoral.