El PRI se muerde las uñas

Por: José García Sánchez

 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Postigo

Las circunstancias empujan al Secretario de Turismo a aparecer en los medios, es una comparsa entre los posibles candidatos del PRI a la Presidencia de la República, pero también como un posible candidato a la gubernatura de la Ciudad de Mëxico, donde el tricolor lo colocaría solo como mero requisito electoral.

En la Ciudad de México el PRI está en cuarto lugar y no puede avanzar a menos que los votos del Frente Ciudadano se sumen como un solo partido, y solo entonces estará en un tercer lugar.

Quien compita por el PRI en la ciudad de México debe ser candidato de quinta, está destinado a la derrota. La falta de cuadros en el PRI, producto de las dinastías y grupos como Atlacomulco que parecen designar a sus candidatos desde la cuna, ha impedido una auténtica formación de líderes en su organización.

Lo único que viene a hacer Eruviel Ávila a la Ciudad de México es una estrategia para alterar los resultados en las urnas, tal y como lo hiciera en el Estado de México el pasado 4 de junio.

Los líderes en el PRI se han desgastado en el poder o diluido en la espera de candidaturas. Así, si quiere aparentar estar interesado en rescatar la Ciudad de México de las garras de Morena, es mentira, tratará de arrebatar el triunfo a través de triquiñuelas, que lo mismo servirán para favorecer a sus candidatos a la Ciudad de México como a la Presidencia de la República.

Ahora obligan a Enrique de la Madrid a aparentar que puede llegar a una candidatura de altos vuelos, cuando en realidad es al revés. Ni siquiera los abanderados para puestos de altos vuelos son auténticos candidatos de un partido en el poder que se digne serlo.

El secretario de Turismo cuestionó más a fuerza que por convicción las alertas de viaje a México que hace el gobierno de Estados Unidos, por la inseguridad y las calificó de injustas. Argumentó, como en una composición de primaria, lo que todos esperaban escuchar al asegurar que es nuestro país no hay tiroteos ni terrorismo como en Estados Unidos y Europa.

Lo cual no podemos asegurar por mucho tiempo porque si el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray sigue disparando al aire para agredir a países como Corea del Norte, Venezuela, Cataluña, esa seguridad que tanto pondera De la Madrid Cordero,  puede desaparecer por ponerse gratuitamente en  la línea de fuego.

Videgaray tiene los hilos de más de un candidato del PRI.

Lo que todavía no se ha dado cuenta es que debe soltar los hilos y permitir que Meade o Miguel Ángel Osorio Chong, compitan por la ciudad de México.

La presidencia no puede ganarla con candidatos de segunda división. Y no es que no quiera colocar a sus cartas fuertes, simplemente no las tiene.

Comparados con otros precandidatos de su partido, en estas fechas previas a la elección presidencial, el PRI tendría dos cuadros fuertes por lo menos. Ahora no hay consistencia política en uno solo. En realidad, se trata de s para una vicepresidencia, nivel que viene ocupando en la política nacional la gubernatura de la Ciudad de México.

Pero las pocas alternativas con las que cuenta el tricolor, muestran su peor momento con candidatos de segunda para la Presidencia de la República, y un proyecto de mega fraude electoral en la Ciudad de México, elaborado en los laboratorios del PRI-DF, en la Avenida Puente de Alvarado.

Desde luego que el PRI tiene un plan B en caso de perder la Presidencia de la República: la complicidad de los tribunales electorales y el INE.

El Plan C, es, desde ahora maquinado de manera legaloide en el laboratorio de Insurgentes Norte 57, un golpe de Estado como el que le impusieron a Dilma Rousseff en Brasil, o lo que intentó hacer la derecha en Venezuela. Porque habrá que reiterarlo, el PRI es de derecha.