Un magisterio enemigo de la niñez y de la Sociedad

Por: Jorge Herrera Valenzuela

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Ráfaga

En pleno fin de cursos, en los días dedicados a los exámenes finales, cuando hay que preparar trámites para el paso de primaria a secundaria, los irresponsables encargados de la impartición de conocimientos, mujeres y hombres, determinan suspender sus actividades.

Una vez más demuestran ser enemigos de las nuevas generaciones, so pretexto de una lucha social  emprendida contra el pueblo, no contra el gobierno.

Los cabecillas de la tristemente célebre Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, la CNTE, se sienten respaldados por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien, la semana pasada, en Valle de Santiago, Guanajuato, pidió a los mexicanos no alterar la paz y dejar que el Presidente Enrique Peña Nieto termine en paz su sexenio.

No cabe duda que “las profesoras y los profesores” centencistas si aplicaron aquello de “mandar al diablo” no a las instituciones, sino a su protector.

Al instalar su campamento frente a la Secretaría de Gobernación, Pedro Gómez, líder de la CNTE en Chiapas, declaró que el plantón era por tiempo indefinido. La duración la condicionó al decir que esperan que el Gobierno Federal les satisfaga en sus demandas, siendo la principal la de reinstalar a 584 de sus compañeros, cesados por oponerse al programa de evaluación magisterial y la segunda demanda, no petición, es que les liberen las cuentas bancarias por 136 millones de pesos.

Desde luego que todos los militantes de la CNTE proceden violentamente, porque saben que así obtienen las carretadas de millones de pesos, como lo consiguieron cuando el Presidente Peña Nieto puso a su compadre Luis Miranda Nava, entonces subsecretario de Gobernación, “para resolver el problema magisterial”.

La debilidad del gobierno es manifiesta y ahora será más difícil concertar un arreglo, porque los profesores y las profesoras de las cuatro entidades claves de la CNTE mantienen su demanda para echar abajo la reforma educativa aprobada en este régimen.

La semana se inició con hechos violentos e inclusive resultaron policías lesionados en el enfrentamiento que se registró en la caseta de cobro de la autopista México Cuernavaca, cuando se trató de impedirles el paso a los autobuses que se dirigían  la Ciudad de México. A media mañana por los cuatro puntos cardinales, Toluca, Puebla, Pachuca y Cuernavaca, las caravanas de autobuses  con los centencistas estaban iniciando el caos en calles y avenidas de la Capital de la Republica. 

Así como se alteraba la vida para millones de seres que viven y trabajan en oficinas gubernamentales, en despachos privados, en los establecimientos comerciales, así lo padecieron la semana pasada los oaxaqueños y el daño material fue mayor porque los irresponsables profesores y profesoras bloquearon el aeropuerto local y la terminal de autobuses, cerrando así el paso a cientos de turistas y perjudicando a hoteleros, a restauranteros, a taxistas y demás prestadores de servicios.

Nunca una facción del magisterio nacional había causado tanto mal al país y los movimientos de los profesores tenían fundamento para su realización.

El Movimiento Revolucionario del Magisterio, el MRM, que dirigió el guerrerense Othón Salazar, en los finales de la década de los años 50s, esa es una referencia histórica. En el presente sexenio el Presidente Peña Nieto prendió la hoguera la noche del 26 de febrero de 2013, al ordenar a la Procuraduría General de la República aprehender a la profesora Elba Esther Gordillo Morales, líder nacional del magisterio e inclusive conciliadora con la CNTE.

Los eternos rivales de la líder chiapaneca, nacidos en los días en que el potosino Carlos Jonguitud Barrios era el mero mero del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el SNTE, emprendieron una nueva aventura, presionaron al gobierno federal, con suspensión de clases, con marchas callejeras, con amenazas de toda naturaleza y salieron avantes. Consiguieron millones de pesos, principalmente los dirigentes de la Sección 22 de la CNTE con sede en Oaxaca.

Muchas son, de nueva cuenta, las interrogantes sobre quién o quiénes son los patrocinadores de este indignante movimiento que no solo altera la vida de millones de mexicanos, sino de los daños que causa al cerrar escuelas, provocando enormes pérdidas a los comerciantes establecidos, a los hoteleros, a los restauranteros. ¿Cuánto cuesta el alquiler de los autobuses? ¿Quién pagó las tiendas de campaña? ¿De dónde llega el dinero para dar alimentación a los que residen en los campamentos?

La Secretaría de Educación Pública anuncia que dará de baja a los profesores y a las profesoras que falten tres días consecutivos en un mes laboral. Siempre es la misma advertencia, pero  nunca se cumple.

Por otra parte, el titular de la SEP, Otto Granados Roldán, deberá fajarse los pantalones y poner orden. Reitero que miles de alumnos termina el sexto año y no recibirán oportunamente la documentación indispensable para tramitar su ingreso a Secundaria, ¿qué medidas habrán de dictarse?

PREGUNTA PARA MEDITAR:

¿Intervendrá Andrés Manuel para sofocar el problema y ganarse más votos o los dirigentes de la CNTE lo mandarán al diablo?