CDMX paraíso de carteles, sin protección no hay narco

Esto que escribe muy bien documentado mi querido amigo Eusebio Gimeno, complementa en forma extraordinaria mi reciente Candelero sobre el avance de la narco delincuencia en el pais y partcularmente en la CDMX.

Por Eusebio Gimeno/Kronos Magazine.
 
Cuautla, Mor. Febrero 27,- Si las mafias de las drogas, carteles y delincuencia organizada se apoderan de la Ciudad más grande del mundo, como señala mi maestro Abraham Mohamed en su Columna Candelero, México sería considerado un Narco País, como Colombia. Eso sería de un costo altísimo en el plano de Política Internacional.
 
Yo agregó, que eso ya ocurrió porque desde 1920 el gobierno ilegal de Plutarco Elías Calles, se añadió con A Capone para contrabandear alcohol a Estados Unidos, y desde entonces el gobierno, a través de funcionarios corruptos, disimuladamente encubre el tráfico de drogas al vecino país.
 
OBREGÓN  llegó al poder asesinando al legítimo Presidente de la República, Venustiano Carranza,  entregó el país a Washington a cambio de reconocimiento diplomático, firmó los indignos Tratados de Bucareli*. Y convirtió a un ala del Ejército en asociado de la Cosa Nostra de Al Capone, ESO FUE en 1920, para instalar fábricas de whisky en la frontera mexicana, el Waterfield, y el Eigth Crown  son dos marcas de ese brebaje que  estuvieron en  El Valle de Juárez, en Chihuahua, pegadas al Río Bravo, aún hay una población que se llama Waterfield, pero su fuerte fue en Tijuana,  y se extendieron hasta Reynosa, la corrupción hizo tiempos de auge, para un Gobierno proscrito, con baja recaudación, saliendo de una lucha armada que dejó millones de muertos, y un país devastado. 
 
De Tijuana a Reynosa estaba el negocio,  de vender alcohol a los gabachos, no solo los generales, también muchos individuos que pagaban su derecho de piso al gobierno como hoy hacen los carteles, participaron en ese negocio  en Ciudad Juárez, familias como los Zaragoza y Los Fuentes que hoy son los principales capitales de Paso del Norte.
 
 La Ley Seca producía  mas asesinatos y guerras entre capos mafiosos,  que beneficios a la salud, y el gobierno terminó legalizado el consumo de alcohol. Se acabó en los treintas el contrabando de wiskey-
 
Esta señal de alarma para la Cosa Nostra tuvo una grave reacción, el entonces capo Lucky Luciano se reunió con todos los capos mafiosos de Cosa Nostra, entre los invitados  llegó el general mexicano, Abelardo Rodríguez, revolucionario, quien al amparo del Presidente Obregón,  había supervisado todos los embarques de bebida prohibida  fabricada en México, que se consumieron en Estados Unidos durante la Ley Seca. Previo pago de la mordida correspondiente.
 
Mi general Abelardo que fue un hombre muy industrioso, construyó el emporio de lo que hoy es el Hipódromo Caliente, de Tijuana, propiedad hoy de los Hank Rohn. Y máxima Casa de Apuestas del país y realizó como presiente de la República instituciones muy loables, pero HOY de la mafia hablamos.
 
Allá por 1930 Lucky Luciano, de origen siciliano, su verdadero nombre  Salvatore Lucania, explicó, en uno de los salones del Hotel Nacional, en la Habana que la Cosa Nostra iba a renovarse, entrando en un negocio mejor que la venta clandestina de alcohol: La producción y contrabando de drogas derivadas del opio.
 
Y para eso les presentó a productores traídos de China, residentes en San Francisco, California y luego importaron trajeron muchos orientales más, para que le enseñarán a los mexicanos de Abelardo, el cultivo, cuidado, producción de amapola, y su explotación y cuidado para obtener mediante el rallado del cáliz de la flor la codiciada goma de opio, que en aquello entonces se fumaba en pipas, para lo cual se instalaron en las fronteras enormes barracones convertidos en fumaderos de opio.
 
Pero el gran negocio fue venderle extraoficialmente al Gobierno de Estado Unidos la mayor producción de opio para la fabricación de morfina, usada para los heridos que dejó la Primera Guerra,. Y luego para los cientos de miles, o quizá m millones de lisiados que arrojó la segunda Guerra Mundial, Negociazo que sigue viento en popa, porque acabó la Guerra pero el narcotráfico apenas estaba empezando.
 
Desde luego los campos de siembra, cosecha y producción estuvieron en lo que hoy se conoce como el paraíso de las drogas el territorio de la Sierra donde confluyen Chihuahua, Sonora, Sinaloa y Durango, también llevaron a Nayarit y otras entidades como Jalisco y hasta Veracruz, hoy en día descubrieron la geografía de Guerrero es la ideal y allí se produje la mejor heroína del mundo.
 
Desde entonces ni en Estados Unidos ni en México, ha disminuido do el tráfico de enervantes. Al contrario e ha diversificado con nuevas drogas empezando desde la mariguana. 
 
Sin la protección de alto nivel los carteles y la delincuencia organizada no podrían existir. Mientras haya altos mandos que los protejan, los carteles seguirán sembrando la violencia,. La destrucción y la muerte.
 
El gobierno mexicano por cómplice emboscado, e hipócrita, estará destruyendo a la nación por permitir el narcotráfico, esa es la verdad.
 
Por eso estamos en una crisis gravísima de convivencia social, por el encubrimiento oficial a los carteles de las drogas. Claro todo derivado de una crisis económica que azota al país, cuyo modo de producción esta agotado y su modelo de desarrollo estancado. Pero esa es otra historia. Y VOY POR MAS….