Monreal… ¿Candidato Fallido?

Por: Dr. Leopoldo Sánchez Duarte

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 “Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo;  no sea que te chamusques a ti mismo”: William Shakespeare.

Vancouver, Canadá.

Con un amplio historial y evidente experiencia política -senador de la república, diputado federal por el PRI en dos ocasiones, partido al que renunció para postularse por el PRD y ganar el Gobierno de Zacatecas –el hoy titular de la Delegación Cuauhtémoc, Licenciado, Maestro y Doctor en Derecho, además de académico, se presentaba como la mejor opción de MORENA para las próximas elecciones a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. La mayoría de las encuestas lo confirmaban y le daban una ventaja de consideración sobre los demás aspirantes incluidos los de su partido

Cabe destacar que Ricardo  Monreal se desempeñó con buenos resultados  como legislador y como gobernador. Temas como el analfabetismo, la cobertura  educativa, la inversión privada y extranjera, el combate a la pobreza extrema, a la corrupción y a la impunidad, además de eficiencia y ahorro en el gasto público, promoción del voto de los mexicanos en el extranjero y la protección de los derechos laborales de nuestros inmigrantes, fueron prioritarios  en su quehacer público.

Fue quizá por ello que en su edición especial de mayo de 1999, la revista TIME y la cadena de televisión CNN en español lo ubicaron entre los 50 líderes latinoamericanos que habrán de destacar en el inicio del tercer Milenio. Por su parte, el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, lo seleccionó para integrar la sección “Líderes Globales del Mañana en el Mundo”, del periodo 2000-2018.

O sea que Ricardo Monreal, un hombre con  curriculum y talento – de lo que carece el Sr. López-  pero también vocación y carisma, de convertirse en Jefe de Gobierno de la CDMEX muy probablemente rivalizaría, haría sombra al “Rayito de Esperanza”  quien, como sabemos, no acepta otro liderazgo que no sea el suyo.

Este es el motivo y no otro, digan lo que digan los voceros de MORENA, por el que el nefando Sr. López decidió -el hombre no sugiere, ni consensa y menos aún consulta a nadie que no sea él mismo -que no sería Monreal, su ex coordinador de campaña para la Presidencia y uno de sus más leales, cercanos y decididos partidarios, sino la Sra. Claudia Sheinbaum, Delegada en Tlalpan, también muy próxima al Mesías, de manera que, democrático como es él,  ordenó una “encuesta” con los resultados por todos conocidos, en la que, además, Monreal resultó ubicado en el último lugar de las (sus) preferencias.

El primer sorprendido seguramente fue el mismo Monreal que daba por hecha su nominación como “Coordinador” –otra invención del Sr. López– y en consecuencia seguro candidato de MORENA en la CDMEX.

Mientras tanto la elegida, Sra. Claudia Sheinbaum, invitó a su colega de la Cuauhtémoc a aceptar y respetar el resultado de la susodicha y tan cuestionada encuesta y no incurrir en chantajes. Lo mismo hicieron Martí Batres y Mario Delgado.

Por su parte, “el prócer tabasqueño” declaró estar muy “ocupado con su gira en el norte” para distraer su valioso tiempo en asuntos menores como los suscitados por la encuesta. “A lo hecho pecho” y “A otra cosa mariposa”.

Él ya decidió y los demás, les parezca o no - Monreal incluido-  no tienen otra alternativa que obedecer al jefe, bajar la cerviz, tragarse el sapo.

Por su parte, Ricardo Monreal presentó su propuesta para reponer el procedimiento al Consejo Nacional de MORENA, mediante una nueva consulta base acompañada de dos encuestas espejo, sin descartar una consulta ciudadana, al tiempo que reiteró su decisión de ser candidato, no a una senaduría como le ofrecieron los entenados de MORENA, sino a jefe de Gobierno de la CDMEX, sin descartar serlo como independiente y/o  por vía distinta a MORENA, posibilidad que, hasta ahora no parece  inquietar mayormente al Sr. López, quien, sin aludir a Monreal, no tuvo empacho en declarar: “Hay quienes ocupan cargos y se echan a perder. Dicen que cuando no se tiene ideales, cuando no se tiene principios el poder atonta a los inteligentes. Y a los tontos, los vuelve locos”. El burro hablando de orejas.

No obstante, el caudillo debería preocuparse y mucho. La defección de Ricardo Monreal podría costarle nuevamente la elección presidencial que él, por tercera ocasión, da por ganada.

Olvida que falta tiempo para la elección presidencial y cualquier cosa puede ocurrir. Como en el beisbol, su deporte favorito: Esto no se acaba hasta que se acaba.

Habrá que ver qué decide el candidato fallido. Esperemos que tenga dignidad, que muestre agallas y saque la casta. Es lo mejor que puede ocurrir.