Que cosa sucede….con “El Socavón”……

Dr. Leopoldo Sánchez Duarte

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(“Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río”: Nikita Khrushchev)

 “¿México?....un país maravilloso, de enormes recursos y variadísimos climas, paisajes y colores, gente cálida, hospitalaria, estupenda!.....¡Nomás que lo terminen!” cuentan que respondió Luis Buñuel a pregunta expresa de un periodista en el aeropuerto de Madrid.

Sea o no verdad que esto lo dijo el gran cineasta español, la realidad es que  en nuestro país nunca terminamos, siempre estamos en obra; los segundos pisos, la(s) ampliación(es) del Metro; las nuevas líneas del Metrobús; la “Estela de Luz”,  las remodelaciones -mínimo una por sexenio- del aeropuerto, y la construcción billonaria en dólares del nuevo aeropuerto; la construcción y/o repavimentación por enésima ocasión de plazas, calles, avenidas, carreteras, puentes y autopistas a lo largo y ancho del país entre otras la de México-Cuernavaca y el Paso Exprés en Cuernavaca de la Autopista del Sol hacia Acapulco, son una muestra de ello.

Siempre estamos construyendo o reparando. Nunca acabamos.

Además de las innumerables molestias, retrasos, desvíos las sus fastidiosas consecuencias de este febril afán por realizar obra pública, pero también de corregir lo mal hecho a consecuencia del descuido y negligencia de las constructoras y de las autoridades responsables, resulta que las obras siempre son mucho más costosas respecto de lo presupuestado.

Y viene al caso por lo ocurrido en el Paso Exprés construido por la empresa Aldesa, en el libramiento de Cuernavaca, tan festinado cuando su inauguración apenas fue el pasado 5 de abril y del que se dijo que no requeriría mantenimiento mayor en “por lo menos 30 ó 40 años”. El presupuesto original fue de 1,100 millones de pesos y su costo final fue de poco más de 2,200 millones, ¡El doble!

Si la obra resulta cuestionable por encajonar los 4 carriles centrales a los que no se puede acceder ni abandonar en los 14 kms. del nuevo tramo para desesperación de los usuarios y vecinos, lo es más por lo ocurrido el pasado 12 de julio con el trágico hundimiento en un diámetro de 8 metros de una  sección de la flamante carpeta de concreto hidráulico mejor conocido como “El Socavón” que costó la vida a dos personas asfixiadas en su vehículo ante la indolencia de las autoridades de protección civil locales y municipales.

Y qué decir de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes SCT,  cuyo titular el señor Ruiz Esparza, atribuyó el suceso a las “atípicas lluvias” y calificó lo ocurrido como “gajes del oficio” sin omitir disculparse con las víctimas por  “el mal rato que pasaron” y gestionar una astronómica indemnización de hasta ¡500 mil pesos por cada uno de los fallecidos! ¿Qué tal?

 

Ante el clamor de los medios por aclarar lo ocurrido y deslindar responsabilidades, hubo quienes opinaron que Ruiz Esparza debería ser removido, lo que no ocurrió pues el Presidente Peña declaró conveniente esperar las conclusiones de la investigación ordenada para este propósito. El Ejecutivo evitó hablar sobre su posible renuncia o relevo, en cambio, el delegado de la SCT en Morelos  fue cesado de inmediato

Mientras tanto, la opinión pública fue distraída con el insistente rumor de cambios importantes en el gabinete y en el PRI, con vistas al 2018, lo que permitió que el foco de atención dejara de ser Ruiz Esparza y su evidente responsabilidad como titular de la SCT ¿Estrategia mediática?....tal vez.

 Por su parte, el Gobernador Graco Ramírez afirma haber informado con antelación a la SCT sobre posibles fallas en la obra, lo cual ha sido cuestionado por la misma Secretaría, quien a su vez afirma que el gobierno local estaba obligado a actuar de haber localizado una falla, aplicando medidas preventivas conforme a lo previsto en la Ley General de Protección Civil y la ley estatal en la materia.

 Sea como fuere, una vez concluido el peritaje, es indispensable fincar responsabilidades por lo ocurrido y aplicar las sanciones correspondientes a quienes resulten implicados, tanto de la empresa Aldesa, como la multicitada SCT empezando por su titular, el gobierno local y municipal, CAPUFE, CONAGUA y Protección Civil, quienes ahora, integrados en un “Mesa Técnica” a iniciativa del gobernador y de la Segob, se reunirán para dilucidar alternativas de solución integral al problema.

En cuanto a la reparación de El Socavón, se ha dicho que tomará diez semanas y la construcción de un viaducto y un puente como parte de un plan hidráulico para la zona. La pregunta es: ¿Cuánto más costarán esas obras, que tiempo tomarán? Y lo más importante: ¿Quién nos asegura que no habrá más socavones?