El Peje…

¡Pelotero, la bola!

Por: Cecilio García Cruz.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jesús te Ampare

El béisbol es considerado el Rey de los Deportes.

Por sus estrategias y habilidades, tiene semejanza con el arte de la política.

El mánager es el responsable del equipo, el que dirige a los jugadores, el que selecciona a los beisbolistas para la temporada.

Por medio de señales decide qué jugada hacer, tanto a la defensiva, como a la ofensiva.

Puede mandar al sacrificio a un poderoso bateador, instruyéndole que toque la bola para que avance un corredor que está en las bases, sabiendo que será out en primera.

Muchos políticos son atraídos por este deporte.

Agustín Carstens, presume que en su juventud fue un pitcher zurdo de primer nivel; “aunque no lo parezca”, sonríe.

Andrés Manuel, cuando se disfraza de beisbolista, intenta batear siempre de jonrón a los veloces y variados lanzamientos de los pitchers más efectivos de la mafia del poder.

Es un apasionado del Rey de los Deportes.

Lo disfruta cuando la “grilla” se lo permite y conoce las reglas del juego.

Es, en cierta forma, el dueño, pitcher, catcher y mánager de su equipo: MORENA. El todólogo.

El Peje decide qué jugadores ingresan a su team y quiénes se quedan en la banca.

Instruye la alineación de los bateadores y designa al pitcher en cada partido.

No hay detalle que escape a su mirada.

Siempre atento y ocurrente con las señales.

En ocasiones sacrifica a los peloteros.

Pero sus decisiones no son siempre acertadas.

Ha errado en algunas señales que lo han hecho perder dos juegos trascendentales de su vida política: la Presidencia de la República.

Expresa que un umpire le robó un partido y, en el otro, le echaron montón.

La realidad es que las señales que envió no le funcionaron.

Y va por el tercero.

Y dice que es el del gran reto.

Gana o se va a “La Chingada”, su rancho en Palenque.

Lleva dos strikes, uno más y lo ponchan para siempre.

Sería el último out de la novena entrada, o sea, el final del partido.

Y sigue enviando señales autoritarias.

Ahora fue en CDMX, la más importante para MORENA en la próxima elección.

Cuando todos esperaban que decidiera con la cabeza en lugar del corazón, mandó al sacrificio a Ricardo Monreal para imponer a Claudia Sheinbaum, provocando un terremoto político en el momento menos oportuno.

No es la primera ocasión que El Peje se equivoca.

Y no hablemos del señor de las ligas, René Bejarano o del viajero frecuente a Las Vegas, Gustavo Ponce o su relación con Carlos Ahumada.

Tampoco su distanciamiento con Cuauhtémoc Cárdenas o el abrupto rompimiento con Chayo Robles, quien le cubrió las espaldas.

Este año se equivocó con Eva Cadena, a quien apoyó frente a inconformes en Las Choapas y luego la defenestró cuando se le exhibió recibiendo millones, dizque para el mismísimo Peje.

Y también cuando habló pestes del Ejército y desgastó su imagen pública en su pleito con el gobernador Miguel Ángel Yunes, que aún persiste.

La mala señal que mandó en CDMX provocó la rechifla de peloteros experimentados, porque la decisión fue por dedazo, pues nadie se tragó el embuste que fue producto de una encuesta “seria y de gran metodología”.

Una ausencia total de certeza y transparencia.

El mánager dio la orden al bat: Claudia, Batres y Monreal.

Fue una “bola ensalivada” de esas que están prohibidas.

Una riesgosa decisión a la vuelta de la esquina de la elección presidencial.

Dicen que los inteligentes no se tropiezan dos veces con la misma piedra, pero la tozudez de AMLO lo está llevando a la ruptura con sus principales bateadores quienes podrían “volarse la barda” en otros equipos de la misma liga.

MORENA tiene todo para ganar el campeonato, a menos que su mánager-propietario siga enviando señales equivocadas y sacrificando a sus mejores jugadores.

Monreal, le pide a su mánager: no robar, no traicionar, no mentir…

Por poco se le sale la palabra deshonesto.

Los seguidores de López Obrador empiezan a comprar los tickets para ver el juego de estrellas en 2018, donde el habilidoso pelotero… O se vuela la barda…

¡O lo ponchan y lo mandan a “La Chingada”!