Hablemos de la familia

En las nubes

Carlos Ravelo Galindo, afirma: Por cierto un día como hoy, hace 35 años, nació nuestro primer nieto varón, en la Ciudad Blanca de Mérida, Yucatán, el ingeniero industrial, Carlos Fernando Ravelo Goff, hijo del ingeniero civil Carlos Fernando Ravelo Reyes y la pedagoga Mercedes Goff  Ailloud.

Creímos que su primer hijo con Mariana Chapur, yucateca también, nuestro octavo biznieto, sería el cuarto Ravelo con el mismo nombre.

Pero no. Lo bautizaron como Leonardo. En fin, es un muchachote que el día 13, cuando nosotros cumplamos 89 años. El, apenas uno.

Todo mundo, bueno casi todos los instruidos han hablado, escrito, quejándose sobre la política. El daño a la Patria. Sus beneficios, sus carencias. Del amor a México.

Pero se olvidan que la primera y fundamental  fuente de importancia para cualquiera persona debe ser de su familia.

Desafortunadamente, más a menudo de lo deseado, sucede todo lo contrario. Que la familia es la causa o el origen de los problemas en el país.

Comprenderlo es el primer paso para encontrar una solución. Aquí  presentamos, nos instruyen los que sí saben, lo que destruye a familias enteras. Nos las definen:

Insultos y críticas

Las palabras llevan mucho peso. La familia es fuente de estímulo y apoyo, y las palabras negativas pueden dañar el núcleo de las relaciones familiares.

Podemos pensar que sólo porque algo fue dicho casualmente no perjudicará a la otra persona.

Las palabras duelen, sin embargo se dicen.

Recuerda que como familiar debe de ser apoyo mutuo en la vida.                                                                                                           

Si hay personas en la familia que tienen problemas con las palabras y la comunicación,  hay que establecer  el límite y fuerte.

Usa palabras que alienten y eleven a los miembros de la familia.

Chisme

Los chismes pueden ser muy perjudiciales. Generalmente ocurren cuando alguien está molesto con alguien.

Y aunque puede hacer que una persona se sienta mejor temporalmente, el chisme no resolverá el problema.

Si se tiene un problema con un miembro de la familia, no necesitas anunciarlo frente a toda la familia ya que esto obligará a los miembros de la familia a posicionarse.

En consecuencia, la elección de una de las partes causará una división en la familia.

En su lugar, ir directamente a la persona y hablar con ella en privado. Recuerda expresar tus preocupaciones de una manera que les ayude a ver las cosas desde su perspectiva                                               

Falta de inclusión

Para la unidad familiar, la inclusión es esencial. En las reuniones familiares, incluye a todos los miembros de la familia, incluso si sabes que van a decir 'no'.

Sentimientos molestos surgen debido a la falta de tacto y el sentimiento de exclusión. Si tu objetivo es la unidad familiar y el amor entre todos los miembros incluye a todos en las reuniones familiares y comidas.

No encontrar excusas para no incluir a todos los miembros.

Engaño y Mentiras

El engaño en una familia es destructivo.

Mantén el dicho: la verdad siempre prevalece en la mente

A veces puede tardar años o incluso una generación para que las mentiras y el engaño se conozcan, pero algún día saldrán a la luz. Después de todo, si no puedes ser honesto con tu familia, ¿con quién puedes ser honesto?

Sé sincero y honesto con tu familia. Si has  hecho algo malo tan solo discúlpate y empieza de nuevo. 

Incumplimiento de las diferencias.                                                          

Incluso si los niños crecen en el mismo hogar, con los mismos padres con la misma disciplina y orientación, no son adultos iguales. Todos tenemos diferencias. Aceptar a las personas como son es una gran forma de sabiduría.                                                                   

No disculparse y no perdonar.                                                     

Disculparse y perdonar es lo que mantiene a las familias juntas. Recuerda que nadie es perfecto, y en algún momento harás daño a un miembro de la familia.

Decir lo sientes  puede curar heridas y crear un vínculo familiar más fuerte.

Cuando te disculpas con un miembro de la familia le demuestras que es importante.

No debe existir rencor en las familias.

Perdona y muestra tu perdón con tus acciones, así como con tus palabras.

Eso  es honestidad. Una política  familiar de probidad y lealtad.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.