La rapidez mental

En las nubes   

Carlos Ravelo Galindo, afirma: Mejor que atacar con una buena frase es responder con la sentencia perfecta. Por eso el que ríe al último, ríe mejor.          

Por lo general, no tenemos la rapidez mental y sólo pensamos en algo que decir horas después de que la conversación haya terminado.

Ellos, a los que involucramos, sí fueron capaces de reaccionar a tiempo. Estas celebridades supieron dar una réplica adecuada e ingeniosa a su interlocutor.

Prepárate a reflexionar y reír, a partes iguales. 

“Aunque no entendí el funeral, envié una bonita carta que decía que lo aprobaba”: Mark Twain.

“Algunos de mis mejores galanes fueron perros y caballos”: Elizabeth Taylor.

“Joe Frazier es tan feo que debería donar su cara a la ciencia”: Muhammad Ali.

“No pude asistir a la primera cita, pero atenderé la segunda si es que la hubiese”: Winston Churchill.

“Cada vez que te veo a Paul, siento un ardiente deseo de estar solo”: Oscar Levant.

“Oscar es simplemente un escalofrío que busca una espalda en la que correr”: Paul Keating.

“Heredó la buena apariencia de su padre, él es un cirujano plástico”: Groucho Marx.

“Aunque nunca maté a nadie, leo los obituarios con gran placer”. Clarence Darrow.

“Kerr no es conocido por usar palabras que puedan mandar al lector al diccionario”: William Faulkner.

“Pobre Faulkner. Piensa que las emociones se generan con palabras complicadas. Tiene ilusiones engañosas de adecuación”: Walter Kerr.

Y luego, algunas reflexiones para recapacitar, también de genios literatos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.