Nuestro cielo

Carlos Ravelo Galindo, afirma: El presbítero Juan Manuel Villa Ceballos, al concluir  su misión como ecónomo del Seminario de Tlalnepantla, después de cuatro años, confió a sus amigos: “Las cosas o curren en el tiempo perfecto de Dios. No antes ni después”.                                                                             

El padre Villa Ceballos  ganó aprecio y gran respeto cuando fue párroco de la iglesia el Campo Florido, como el  actual   Francisco Maldonado Hinojos.                                                      

A los  dos,  esto que escribió Felipe Cubillos (1962-2011), empresario y millonario Chileno quién después de forjar una gran fortuna, se dedicó a la filantropía y después del terremoto montó una empresa para la reconstrucción de Chile.                                                   

Falleció en accidente aéreo en la isla “Juan Fernández”. Léelo hasta el final, vale la pena.

Acerca de Dios y el Cielo:                                                                           

Creo que si actuamos bien, podremos estar en la lista de espera si el Cielo existe; y si no existe, habremos tenido nuestro propio Cielo en ésta Tierra.                                                    

A Dios no lo encontré sólo en el mar del sur, En Las Nubes, en las tormentas, en las olas, ni en la meta, ni en las partidas; estuvo siempre conmigo, dentro, muy dentro.

Acerca de los HIJOS                                                                         

Definitivamente no son tuyos, son personas independientes, sólo quiérelos y ámalos, trata de educarlos con el ejemplo y enséñales  a hacer lo correcto, si puedes, transmíteles que busquen sus propios sueños, no los tuyos.     

Y no esperes que te agradezcan todo lo que haces por ellos; ese agradecimiento vendrá muchos años después, quizás cuando te hayas convertido en abuelo. Será entonces que sabrán lo que significa ser Padre o Madre.                                                                                                

Pero si te llegan a decir que están orgullosos de ser tu hijo, date por recompensado con creces. Y si alguno de ellos debe partir antes que tú, que al menos te quede el consuelo de haberle dicho muchas veces cuánto lo amabas.

Acerca de tus PADRES:                                                                                            

No dejes nunca de agradecerles el hecho de que te hayan traído a este mundo maravilloso y que te hayan dado tan sólo la posibilidad de vivir, sólo eso, vivir.

Acerca del MAR, el VIENTO y la NATURALEZA:                              

Admírala, protégela y cuídala, es única y no tenemos otra. Y al mar y al viento, nunca trates de vencerlos, y menos desafiarlos, llevan todas las de ganar. Si quieres ser un navegante, acostúmbrate a vivir en crisis permanente.

Acerca del AMOR:                                                                                         

Da las gracias al universo, si te despiertan cada mañana, con un beso y una sonrisa, no pidas nada más. Y haz como las abejas y las mariposas, ellas no buscan la flor más linda del jardín, sino aquella que tiene el mayor contenido

Acerca de la RIQUEZA:                                                                    

Realmente no es necesaria; una vez que hayas financiado un flujo de caja para mantener a tu familia, trata de comprar más tiempo que dinero, más libertad que esclavitud. El tiempo vale más que cualquier riqueza.

Acerca de la ANGUSTIA y la AMARGURA:                                        

Cuando creas que algo no es posible, que los problemas te agobian, que ya no puedes, date un tiempo para ver las estrellas y espera despierto el amanecer, ahí descubrirás que siempre sale el sol, siempre…

 Acerca del TRIUNFO:                                                                                             

Si quieres triunfar debes estar dispuesto a fracasar mil veces y dispuesto a perder todo lo que has conseguido. Y no temas perderlo todo, pues si te lo has ganado bien, de seguro lo recuperarás y con creces.

Acerca del PRESENTE:                                                                                   

Vívelo intensamente, es el único instante que realmente importa; los que viven aferrados al pasado ya murieron; y los que viven con el futuro, aún no han nacido. La vida es una sola, vívela...

Acerca del ÉXITO y el FRACASO:                                                     

Reconócelos como dos impostores, pero aprende sobretodo de los fracasos, los propios y los de los demás, allí hay demasiado conocimiento que generalmente no usamos ni aprendemos.

Acerca de los AMIGOS:                                                                                             

Elige los que están contigo cuando estés derrotado y en el suelo; porque cuando estés en la gloria, te van a sobrar”.
Finalmente, añadiríamos no te aferres a lo material. Sujétate a los sentimientos y los conocimientos, que te hagan elevar tu espíritu y crecer. Y con  esta frase del padre Villa: “cierro una etapa más en mi caminar como Sacerdote  de Cristo”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.