Medítalo

En las nubes                                                                                                      

Carlos Ravelo Galindo, afirma: Cuando Dios creó al perro le dijo: "Siéntate todo el día junto a la puerta de tu casa y ladra a cualquiera que entre por delante. Por esto te daré una vida útil de veinte años."                              

El perro respondió: "Eso es demasiado tiempo para ladrar ¿Qué te parece tan sólo diez años y te devuelvo los otros diez?"                                                                                                 

Y Dios dijo que le parecía bien.                                                                                          

Cuando creó al mono, le dijo: "Entretén a la gente, haz trucos, y hazles reír. Por esto, te daré una vida útil de veinte años."

 El mono dijo: "Monerías durante veinte años es mucho tiempo ¿Y si te devuelvo diez años como hizo el perro?"

 Y Dios dijo de nuevo que le parecía bien.                                                                                      

Cuando  creó a la vaca le dijo: "Debes estar en el campo con el agricultor durante todo el día, trabajar bajo el sol, tener terneros y dar leche para apoyar a la familia del agricultor. Por esto te daré una vida útil de sesenta años."         

La vaca dijo: "Es una vida muy dura para vivirla durante sesenta años ¿Qué hay de veinte años y te devuelvo los otros cuarenta?"                                                                                           

Una vez más Dios pensó que la solución era buena.                                                   

Cuando Dios creó al hombre, dijo: "Come, duerme, juega,  y disfruta de la vida.  Por esto, te daré veinte años."                                                                                                                                

Pero el hombre se inconformó, como siempre y le dijo: "¿Sólo veinte años? podrías darme mis 20 años, más los 40 que la vaca te devolvió, los diez del mono, y los diez que el perro te devolvió.                              

Son ochenta en total ¿Estás de acuerdo?"                                                                                

Dios lo estuvo.

Y está es la razón por  la que durante nuestros primeros veinte años comemos, dormimos, jugamos y disfrutamos de nosotros mismos.                                                            

Durante los siguientes cuarenta años, debemos trabajar y mantener a nuestra familia como la vaca.                                                                                                                                    

Durante los siguientes diez años hacemos monerías para entretener a los nietos.                                                                                                                                                          

Y durante los últimos diez años, nos sentamos en el porche de casa y ladramos a todo el mundo.                                                                                                                                              

Por eso te pedimos  que lo medites

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.