Lo de Francia (2 y fin)

En las nubes

Carlos Ravelo Galindo, afirma: En realidad, una revolución no es el paso de un régimen a otro régimen. Es el paso de un sistema de gobierno a la anarquía. Y de la anarquía tiene que nacer un nuevo régimen porque el antiguo no tiene vitalidad para reformarse gradualmente.                                                                

Esto es simplemente lo que ocurrió en Francia. (Ojalá y no suceda aquí.)   

Nos recuerda nuestro amigo Fernando Calderón Ramírez de Aguilar –que afortunadamente se recupera de un mal cardíaco---que Honoré Gabriel Riquetti, Conde de Mirabeau, expresó  que del caos tranquilo se pasa al caos agitado y empieza la creación.                     

Por fin, mediante un decreto real, en 1788 la Corte convoca a los Estados Generales. Nadie sabía a ciencia cierta lo que habían sido o lo que debían ser. No habían sido convocados por casi dos siglos.                  

Se llamó a los notables para que aconsejaran sobre el asunto y se fijó el número de mil 200 diputados, 600 de los cuales pertenecían al brazo popular, 300 a la nobleza y 300 al clero.                                                                   

El abate Emmanuel-Joseph Sieyès publicó un librito titulado Lo que es el tercer Estado, o sea, el brazo popular, en donde se plantea “¿Qué es el tercer Estado?, ¡lo es todo!; ¿qué ha sido hasta ahora el gobierno?, ¡nada!         

Si se eliminaran de la nación las clases privilegiadas, ¿el Estado en lugar de perder, ganaría? Los nobles forman un pueblo aparte dentro de la nación.                                                                                           

Con ese catecismo se hicieron las elecciones y el 5 de mayo de 1789 se reunieron los Estados Generales en Versalles, fecha que se recuerda como el inicio de la revolución, cuando en realidad comenzó con la Asamblea de Notables. En que se inician los desórdenes.                     

Con  la costumbre medieval, los diputados tenían que aportar un cahier (cuaderno) de los abusos y proponían mejoras.                     

Es interesante leer los cahiers del brazo popular, los de la nobleza y los de la clerecía, ya que las diferencias son claras y ostensibles. Reflejan sus necesidades y las diferencias de mentalidades.                            

El 15 de junio, el brazo popular se constituyó en Asamblea Popular y se juramentó para no separarse hasta dejar elaborada la nueva constitución del reino.                                                                            

Este famoso juramento se celebró en el Trinquete de Versalles y recibió el nombre de Juego de Pelota.                                                                           

En lugar de producir escándalo, las extralimitaciones del brazo popular recibían envidia, y cada día, abates y hasta nobles, desertaban de su grupo para agregarse a los diputados del pueblo, cosa que no ocurría con la mayoría de los integrantes del clero y la nobleza.                                                                                                                 

No hubo más remedio que ceder, y el 27 de junio el rey autorizó la unión de los tres Estados y reconoció el hecho consumado de la Asamblea Nacional.                                                                                             

Así,  las turbas saqueaban el 14 de julio de 1789 el Hospital de los Inválidos y con las armas encontradas asaltaban La Bastilla, que como fortaleza  protegía el costado oriental izquierdo de la ciudad de París, y símbolo del poder real.                                                            

Al enterarse, el rey dijo “pero esto es un motín”, a lo que François Alexandre Frédéric de La Rochefoucauld, duque de Liancourt, luego duque de La Rochefoucauld, replicó:

“No sire, es una revolución”.                                                                                  

Este mismo noble propuso la liberación de los siervos. El arzobispo de Aix la abolición de la gabela (tributo, impuesto o contribución), y el obispo de Uzes pidió la nacionalización de los bienes del clero.                       

La constitución aprobada por la Asamblea Nacional (que se llama de 1791), estuvo en vigor sólo un año y nunca fue aplicada, pero quedó como un estupendo modelo.                                                                            

Abolía los títulos y ordenes de nobleza, prohibía la venta de cargos públicos y disolvía los gremios y asociaciones que monopolizaban el comercio, impedía los votos religiosos, declaraba el matrimonio un contrato civil y reconocía el divorcio.                                          

La soberanía residía inalienablemente en la nación, pero se podía delegar su ejercicio en un cuerpo legislativo.                                                    

Se discutió la conveniencia de dos cámaras como ya sucedía en Inglaterra o en Estados Unidos de América, pero prevaleció la idea de una Asamblea única que tendría 745 diputados.                                                     

Libre de sus fronteras interiores, Francia se dividió en 85 departamentos.                                                                                       

Al rey se le llamaba Rey de Francia por la Gracia de Dios y la Voluntad Nacional.  No podía proponer medida alguna y su veto era sólo suspensivo. Podía elegir a sus ministros cuyos cargos eran incompatibles con los de diputado y sólo debían informar cuando asistían de los asuntos a su cargo.                                                                                  

El rey juró la constitución con su familia rodeado del pueblo y de la guardia nacional.                                                                                              

En la nueva Asamblea Legislativa predominaban dos grupos: los girondinos, representantes de la alta burguesía, y los jacobinos, apoyados por los montañeses y el pueblo.                                                                

Esta Asamblea aprobó dos leyes por las que se castigaba con la perdida de bienes y otras sanciones a los nobles emigrados y al clero que no había querido jurar la constitución.                                                            

En realidad, estas leyes eran una provocación, casi una trampa, que los girondinos ponían a Luis XVI. El rey las vetó y lo declararon enemigo de la nación; la reina fue Madame Veto por haber aconsejado al rey que lo hiciera.     

Los caudillos del partido jacobino, Georges-Jacques Danton y Maximilien Robespierre, los dos genios más revolucionarios de Francia, fueron elegidos en el Consejo Municipal de París, o sea, la Comuna, que poseía grandes recursos.                                                             

Y como  podían conspirar impunemente,  iniciaron el primer levantamiento popular el 20 de junio de 1792. Tacharon  al rey de culpable de todos sus males.                                                                               

El levantamiento no resultó como esperaban, ya que el rey fraternizó con los insurrectos, que en su mayoría eran los descamisados, y para el pueblo de París era más divertido platicar con los reyes que asesinarlos.    

La siguiente insurrección no vino por sorpresa. La Corte y la Asamblea conocían los propósitos de la Comuna. Reunieron tropas en Palacio de Las Tullerias para proteger a la familia real.                                        

El rebato, repicar de las campanas desde la media noche, y el grito del populacho desencadenado  desmoralizó  a Luis XVI, quien decidió no luchar. Se refugió en el local donde deliberaba la Asamblea.            

Las turbas invadieron Las Tullerias,  degollaron y martirizaron a guardias y servidores.                                                                               

En septiembre continuó la degollina y la invasión a las cárceles. Los jacobinos de la Comuna enviaban mensajes a la Asamblea para votar la deposición del rey.                                                                        

Se aceptó la propuesta de los girondinos (que aún eran monárquicos)  declarar al rey en suspenso y pasara a ser el preceptor del delfín, o sea, el hijo del rey, solución que no satisfizo a los jacobinos.                               

Francia iba a elecciones forzadas y daba la impresión de una revuelta que predecía el próximo terror.

Por la capital fueron elegidos Robespierre, Danton, Jean-Paul Marat, Camille Desmoulins, Jean-Marie Collot de Hérbois y Jacques Nicolás Billaud-Varenne. Los girondinos fueron reelegidos.                                         

La Convención duro tres años y debía dar a Francia un nuevo pacto o contrato.                                                                                    

Declararon abolida la monarquía.                                                                

El segundo día se decretó que se datarían los documentos, es decir, se pondrían las fechas a partir del primer año de la República.        

La Convención declaró unánimemente que Luis Capeto era culpable de conspirar contra la seguridad general del Estado y fue guillotinado el 21 de enero del segundo año de la República en lo que hoy es la Plaza de la Concordia.                                                                        

Después del juicio del 16 de octubre, sin confesión, a la cual se negó, María Antonieta fue llevada en carreta y guillotinada con las manos atadas y mirando hacia atrás.                                                                  

La relación entre girondinos y jacobinos se hizo cada vez más áspera, hasta que en 1793 se consiguió la desaparición de los girondinos. Éstos, demasiado intelectuales, se hubieran satisfecho con una república democrática.          

Danton fue guillotinado en abril del año siguiente.  Robespierre fue ejecutado en julio de 1794. Ese día fue abolida la Comuna.                            

Los reinos europeos que trataron de ayudar a la monarquía no merecen ser recordados.                                                                             

Sólo cabe mencionar que en la limpia y excelente ciudad de Lucerna en un sitio exprofeso existe un emblema grabado en la roca y rodeado de una fuente, que es un león herido, el cual magnifica gloriosamente a los 200 miembros de la guardia suiza que fueron acuchillados.                                                                                                                  

De los múltiples y variados lemas que surgieron durante la Revolución Francesa, sólo perdura lo que se será el lema eterno para la Francia libre y democrática:                                                                          

Liberté, égalité, fraternité (Libertad, igualdad, fraternidad).                                   

Don Fernando y el que escribe, estamos de acuerdo en que cualquier parecido o semejanza con las épocas actuales es pura coincidencia.                                                                   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.