El vino, siempre con moderación (2 y fin)

En las nubes

Carlos Ravelo Galindo, afirma:  (Un consejo sano. Hoy Día de la Candelaria. En lugar de tamales, un vinillo a la una).                                                                                     

De los beneficios del vino blanco hablaremos hoy:
6. Disminuye los procesos de envejecimiento.                                           

Lo creas o no, diferentes pruebas y estudios han demostrado que beber vino blanco frena y ralentiza los procesos de envejecimiento en nuestros cuerpos.                                                                                        

Los científicos que han estudiado la efectividad del vino blanco en la salud del corazón han descubierto que beberlo causa la activación de un gen llamado sirtuina 1, que ayuda a frenar los diversos efectos de la edad y fortalece la salud y la vivacidad de nuestro cuerpo.                                                                                               

Si quieres mantenerte joven, sírvete un refrescante vaso de vino blanco cada cierto tiempo.

  1. Reduce los síntomas de resaca.

Por lo general, cuando bebemos grandes cantidades de alcohol, podemos despertarnos a la mañana siguiente con efectos secundarios desagradables de dolores de cabeza y náuseas, comúnmente conocidos como resaca.                                                                                    

Beber  vino blanco, incluso en grandes cantidades, te pone en un riesgo mucho menor, porque el vino blanco contiene una concentración mucho menor de congéneres, productos químicos que están presentes en el vino y que son los culpables de las resacas

  1. Tiene propiedades antibacterianas.   

El vino blanco y el alcohol que contiene, tienen propiedades antibacterianas que previenen infecciones y enfermedades, y en el pasado, incluso, había culturas que solían usar este vino para desinfectar heridas y hematomas.                                                                        

La sustancia llamada resveratrol que se encuentra en el vino en cantidades medidas, debilita y reduce el efecto de diversas infecciones en el cuerpo, no permite la oxidación del colesterol malo. Evita que las células sanguíneas se adhieran y formen coágulos de sangre que pueden causar un ataque al corazón

  1. Ayuda a perder peso.

El vino blanco tiene menos calorías que el vino tinto y se ha demostrado que tiene propiedades de pérdida de peso, según un estudio realizado en Alemania en 2004.                                                                           

El estudio encontró que los sujetos que siguieron una dieta baja en carbohidratos y vino blanco incorporado pudieron perder más peso que aquellos que evitaron la bebida.                                                                

Se descubrió que una dieta que permite que el 10 por ciento de las calorías provenga del vino blanco es tan efectiva para perder peso como una dieta en la que el 10 por ciento de las calorías consumidas provienen de beber jugos naturales.

  1. Contribuye a la salud pulmonar.     

En tanto que el vino tinto es beneficioso para la salud del corazón, el vino blanco es bueno para los pulmones. Investigadores de la Universidad de Buffalo en los Estados Unidos realizaron un estudio con 1555 personas y descubrieron que aquellos que bebían vino blanco tenían los pulmones más sanos.       

Los antioxidantes que existen en el vino blanco, aunque solo sea en pequeñas cantidades, son mejores para mantener la salud y la limpieza de nuestros pulmones.

En resumen: ¿Qué tipo de vino es más saludable?
Después de conocer los beneficios para la salud del vino blanco y del vino tinto, debemos hablar sobre la gran pregunta:  ¿cuál es el tipo de vino más saludable y recomendado?                                        

La respuesta que ha sido más popular entre los expertos en vino y salud en todo el mundo ha sido específicamente el vino tinto. Los ingredientes activos de este vino, como el tanino y el resveratrol, así como su composición nutricional, que contiene menos azúcar y más hierro, magnesio y carotenoides, han hecho que este vino parezca mucho mejor que el vino blanco.                                                                      

Sin embargo, en los últimos años ha quedado claro para los investigadores que el vino blanco no necesariamente se queda corto de los beneficios para la salud del vino tinto, e incluso si la cantidad de antioxidantes es significativamente menor que la cantidad en el tinto encontrado, los efectos de estos dos tipos de vino en las células del cuerpo es casi idéntico.

Entonces, ¿qué vino deberías servir en tu próxima cena?
Elige el sabor y la textura que prefieras. Además, observa los beneficios para la salud de cada tipo de vino, como se indicó anteriormente, y decide cuáles son más importantes para ti.                            

Ya sea que elijas vino blanco o vino tinto, obtendrás un impulso significativo para tu salud.

Solo recuerda que beber vino y alcohol de cualquier tipo debe hacerse con moderación.
Bebe responsablemente, como nosotros, ahora.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.