Los Caballeros Templarios en la historia

En las nubes   

Carlos Ravelo Galindo, afirma: La historia de los Caballeros Templarios es apasionante, llena de mitos y leyendas. La orden fue fundada en el año 1118 por nueve caballeros franceses liderados por Hugo de Payns.

La Iglesia Católica se encontraba detrás de su creación y su propósito principal era proteger la vida de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista.

Además de ser el brazo armado más importante de la cristiandad y una orden de expertos y temidos guerreros, los Templarios administraron una infraestructura económica increíblemente bien administrada en toda la cristiandad, al mismo tiempo que realizaba innovaciones en los primeros sistemas bancarios europeos. 

Vamos a repasar 8 hechos fascinantes y curiosos sobre los Templarios que son datos históricos reales. 

  1. Solo un 10% de la Orden eran caballeros.

Cuando se menciona la palabra "Templario", la primera imagen que aparece en la cabeza de la mayoría de las personas es la de una figura imponente, vestida con una armadura y una túnica blanca con una cruz roja en el centro.

Si bien los rangos Templarios se componían de caballeros que se considerarían el paradigma de la habilidad militar en la época, solo representaban alrededor del 10 por ciento.

El otro  noventa funcionó de apoyo, como escuderos o en administrar las diversas posesiones controladas por los Templarios.

Incluso en el punto más alto de su poder, los expertos estiman que los Templarios solo tenían, como máximo, 2000 caballeros dentro de sus filas, lo que no parece mucho.

Sin embargo, gracias a su fama, entrenamiento de élite y su fe en la religión (que les daba una valentía sobrenatural), cada Templario valía fácilmente por una docena de hombres en pelea, ya que su mera presencia en el campo de batalla elevaba la moral de los Ejércitos de forma pasmosa.

Aunque colectivamente representaban una de las fuerzas más poderosas y singulares que el mundo antiguo había visto, individualmente, no tenían riqueza material.

Esto se debe en gran parte a que para convertirse en Caballero, uno tenía que hacer un voto de pobreza y donar todos sus bienes  a la Orden.

Este acto de humildad los convertía en verdaderos iconos de la  bondad cristiana.

  1. Juraban no rendirse nunca.

En su tiempo, eran temidos y respetados en todo el mundo por su destreza en el campo de batalla, su intrepidez.

Eran casi invencibles en combate y consideraban su deber cargar primero en la batalla y quedarse allí hasta que todo a su alrededor hubiera sido derrotado.

Juraban por su honor y por su fe que nunca se rendirían ni abandonarían el campo de batalla mientras una bandera con su símbolo ondeara a su alrededor, y estaban igualmente obligados a proteger la bandera con sus vidas si fuera necesario. Debido a esto, existe la leyenda de que solían ser los primeros en entrar en batalla y los últimos en irse. 

  1. Fundaron la Banca.

Fueron fundados en 1118 como una especie de fuerza de seguridad para proteger a los diversos peregrinos, viajeros y mercaderes que recorrían la tumultuosa área que rodeaba Jerusalén.

Con este fin, establecieron un sistema por el cual cualquier persona que viajara por Tierra Santa podría depositar cualquier objeto de valor con un Templario local, quien les emitiría una nota.

Esta nota podría intercambiarse en cualquier otra oficina de los Templarios en Tierra Santa por el valor de los artículos en oro, un metal o piedra preciosa equivalente.
Estas notas fueron esencialmente una forma temprana de verificación, y los historiadores observan que los Templarios crearon lo que podría ser reconocido como uno de los primeros sistemas bancarios formales.

Esto no solo hizo que viajar por Tierra Santa fuera mucho más seguro, ya que los peregrinos podían viajar sin nada valioso, lo que significaba que los bandidos tenían pocos incentivos para robar a nadie. Y convirtieron a los Templarios en una de las entidades comerciales más poderosas y ricas del mundo.

  1. Había mujeres en la Orden.

Además de los guerreros, los Templarios también indujeron a hermanos sacerdotes para el apoyo espiritual de sus comunidades. Estos "capellanes" desempeñaban las diversas funciones religiosas dentro de la orden, incluida la realización de oraciones, la celebración de misas  y escuchar confesiones.

Algunos capítulos templarios presentes en Europa también incluyeron miembros femeninos entre los rangos. Estas hermanas fueron alojadas en instalaciones segregadas de la sala capitular principal.

Y aunque obviamente no se esperaba que lucharan en las batallas, muchas de las monjas participaron activamente en el lado espiritual de la Orden: ayudaban a los sacerdotes en sus tareas de oración y asesoramiento psicológico a los guerreros         .

  1. El enigmático símbolo de la Orden.

Ahora la explicación más común relata cómo dos caballeros en un solo caballo simbolizaron el estado de pobreza propugnado por Templarios individuales.

Otra explicación habla de la representación de la "verdadera" hermandad, en la que un caballero rescata al otro caballero cuyo caballo probablemente está herido. 

  1. Custodios de tesoros

A través de sus años de batallas, conquistas e incluso comercio, consiguieron amasar una inmensa fortuna en forma de oro, reliquias, propiedades y bienes.

El Santo Grial, la copa de la cual habría bebido Jesús en la última cena, se mantiene como la pieza central de los tesoros que custodiaban.

Pese a que muchas de sus reliquias y tesoros se perdieron a lo largo de la historia, custodiaron  el Santo Grial, que lograron ocultar en alguna parte del mundo hasta nuestros días, que sigue oculto.

  1. Religiosos que defendían la fe.

Es un hecho bastante conocido que los Templarios se comprometieron a defender a sus correligionarios de las intrusiones "extranjeras".

Pero, curiosamente, su inclinación hacia las actividades marciales solo se desarrolló como una medida reaccionaria, en lugar de una ideología que dictaba la guerra religiosa.

Con ese fin, históricamente, después de la Primera Cruzada, algunos de los cristianos guerreros decidieron guardar sus espadas en favor de un estilo de vida monástico basado alrededor de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Pero con el establecimiento de entidades cristianas en la llamada Tierra Santa, un gran número de peregrinos acudía en masa a estas tierras recién conquistadas y a medida que aparecían más visitantes en los confines de Jerusalén, los bandidos locales (que también incluían a los musulmanes que perdieron sus tierras) aprovecharon el caos y atacaron a estos peregrinos comunes.

Afligidos por incursiones tan poco convencionales, los guerreros monásticos decidieron una vez más tomar sus espadas para defender a los peregrinos y a la fe, pues consideraban que cometían el pecado de omisión si ignoraban esta injusticia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.