Confucio y Laozi

En las nubes…

Carlos Ravelo Galindo, afirma: Confucio y Laozi fueron reconocidos pensadores y filósofos chinos que legaron  valiosas enseñanzas sobre valores esenciales en la vida de los seres humanos, la naturaleza, y el cosmos.

En esta oportunidad  presentamos una recopilación de las mejores frases y pensamientos de estos grandes maestros, para reflexionar y aplicar en nuestra propia vida.

¡Esperamos que te sirvan tanto como a nosotros!

Fueron palabras sabias. De hombres buenos. Sencillamente las repetimos. Y las compartimos.

Cuando tenía 15 años, puse mi corazón en el aprendizaje   

A los 30 estaba firmemente establecido.

A los 40 no tenía más deudas. A los 50 sabia el designio del cielo.

A los 60 estaba dispuesto a escucharlo.

A los 70 podía seguir lo que mi corazón me indicaba sin transgredir lo que es correcto.

A los 80 el sabio teme al cielo sereno; porque, cuando viene la tempestad, el camina sobre las olas y desafía el viento.

Pero en todo momento el hombre de bien exige todo de sí mismo; el hombre mediocre espera todo de los otros.

Elije un trabajo que ames y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.

Lo que oigo vive.  Olvido lo que veo. Recuerdo lo que hago.  Aprendo.

Saber qué es lo correcto y no hacerlo. Es la peor cobardía.

La naturaleza de los hombres es la misma, solo los hábitos las separan.

No solo, son las hierbas las  que sofocan al grano, sino la negligencia del cultivador.

No procuro saber las respuestas, procuro comprender las preguntas.

El ser humano tiene la perversa Tendencia de transformar lo que le es prohibido. En tentación.

Es mejor encender una vela que maldecir la obscuridad.

Y  siguen:

Quien conoce a los hombres es inteligente.

Quien se conoce a si mismo es alumnado.

Quien vence a los otros posee fuerza. Quien se vence a sí mismo es aun más fuerte. 

Quien se conforma con lo que tiene es rico

Quien obra con vigor posee voluntad.

Quien se mantiene donde encontró su hogar, perdura largamente.

Morir y no perecer, es la verdadera longevidad

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.

Un hombre realmente culto no se avergüenza de hacer preguntas a los menos instruidos.

Si das un pescado a un hombre hambriento, le nutres durante una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda su vida

Quien conoce la ignorancia revela la más profunda sabiduría. Quien ignora su ignorancia vive en la más profunda ilusión

Paga el mal con el bien, Porque el amor es victorioso en el ataque e invulnerable en la defensa.

El alma no tiene secreto que el comportamiento no revele.

El sabio se distingue sin exhibirse, Renuncia a sí mismo y jamás será olvidado.

Quien quiere humillar a alguien, debe primero engrandecerlo

Cuando me despojo de lo que soy, me torno en lo que podría ser.

Para ganar conocimiento, agrega algo todos los días. Para ganar sabiduría, elimina algo todos los días.

Las grandes realizaciones son posibles cuando se da importancia a los pequeños comienzos.

El corazón del hombre puede estar deprimido o alterado. En cualquiera de los dos casos el resultado puede ser fatal.

Reacciona inteligentemente aún frente a un trato no inteligente.

Todo deseo incomodo e inquieto se disuelve en el amor a la verdadera filosofía.

La liberación del deseo conduce a la paz interior.

Es fácil borrar las huellas: difícil es caminar sin pisar el piso el suelo.

Y Algo propio:

Comparte lo que  aprendas. Y aprende de lo que te compartan, como hoy y siempre.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.