Eso a quién le importa

En las nubes

Carlos Ravelo Galindo, afirma: A propósito de que mañana se celebra a San  Carlos Borromeo.

Muchas personas se deprimen al ver los efectos del paso del tiempo en su cuerpo, sin pensar que hay algo que es solamente nuestro y que el tiempo no puede tocar: ¡nuestro espíritu!

No dejes que un número determine la forma en que vivirás el resto de tu vida, porque si tu actitud y tu espíritu se mantienen frescos y joviales, nada es imposible.

Que cuántos años tengo ¡Qué importa eso!

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido.

Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.

Que importa cuántos años tener ¡No  debemos pensar en ello! Unos dicen que somos viejos. Y otros que “estamos en el apogeo”.

Somos, reitero viejos periodistas. No periodistas viejos en esta hermosa y digna profesión. Y lo presumimos.

Pero no es la edad que se tenga, sino lo que el corazón siente y nuestro  cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir: Estás muy joven, no lo lograrás. Estás muy viejo ya no podrás.

Tengo la edad en las que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de crecer más.

Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones se convierten en esperanza. Y un corazón que aún palpita.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse  en el fuego de una pasión deseada… y otras es un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué  cuantos años tengo?

No necesito marcarlos con un numero, pues mis anhelos alcanzados, Mis triunfos obtenidos, las lagrimas que por el camino derrame al ver mis ilusiones truncadas. ¡Valen más que eso ¡

Que importa si cumplo cuarenta, cincuenta o más. Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo?  ¡Eso a quien le importa!

Tengo los necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero. Y siento. Que importa cuántos años tengo o cuantos espero.

Si con los años que tengo  aprendí a querer lo necesario y a tomar solo lo bueno.

Y pese a los males físicos que me abruman, reiteramos, con infinita cordura y honestidad: a quién le importan los años, si ya los tienes. Los padeces y los disfrutas.

Que tengas un hermoso día.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.